Revista de Cultural Survival Quarterly

Artículos

Continuando la lucha de Standing Rock contra la enorme extracción de recursos naturales, y las violaciones de derechos humanos contra los Pueblos Indígenas, una delegación por la desinversión liderada por mujeres Indígenas viajó a Europa en la primavera y el otoño de 2017 para reunirse con líderes financieros europeos.
El desierto de Sinkyone se encuentra en el norte de California, a unas 200 millas al norte de San Francisco. Es un lugar de gran importancia cultural y espiritual para los Pueblos Indígenas de esta región, que comprende el final del extremo sur del tramo más largo de la costa natural protegida de manera permanente de los Estados Unidos continentales.
Cuando piensas en dónde está lo más importante de tu cuerpo… ¿piensas que está en tu cabeza? ¿Es ése el centro de tu ser?, afirma Gisele Maria Martin en una entrevista con Cultural Survival. “Parece ser que, en inglés, el centro de nuestro ser es nuestro cerebro. Hay muchos dichos en inglés como ¡Esa persona ha perdido la cabeza! o ¡está afuera de sus cabales! o ¿Estás loco? ¡Estás loco! Pero cuando pienso en nuestro idioma, se siente como si el centro de nuestro ser estuviera en nuestro corazón. Y ése es un lugar realmente diferente de donde está nuestra cabeza.
Sarah Eagle Heart (Oglala Lakota) creció en la reserva de Pine Ridge en Dakota del Sur y fue criada por su abuela y su familia. Su experiencia va desde el activismo y periodismo en su época como adolescente, hasta ser líder de una organización en defensa de los derechos. También ha trabajado durante varios años a nivel internacional como oficial de programas para Pueblos Indígenas y como líder de equipo para la diversidad, justicia social y justicia ambiental dentro de la Iglesia Episcopal.
Más de cuarenta años de activismo por la justicia ambiental, los derechos Indígenas, los derechos humanos, la resolución de conflictos o los procesos de reconciliación han llevado a Pauline Tangiora (Ngāti Rongomaiwahine) de su pequeña comunidad en la península de Māhia de la Isla Norte de Aotearoa (Nueva Zelanda) a lanzarse a diferentes lugares de todo el mundo, como México.
"En mis 12 años colaborando en la radio comunitaria, nunca tuve la oportunidad de producir mis propios programas de radio. Esta fue una tarea delegada y asumida por hombres, y por lo tanto llegué a pensar que era algo complicado. Sin embargo, ahora, con este taller, aprendí no solo cómo hacer producción de radio, sino que también me di cuenta de que no hay nada que una mujer no pueda hacer si lo asume con dedicación", nos cuenta Petronila Ch'umilkaj Tax, una voluntaria de Radio La Niña en Totonicapán, Guatemala.