HILANDO EL FUTURO DE LAS PRÓXIMAS GENERACIONES DE ARHUACO: MAMA MOCHILA

La comunidad Arhuaco de Ati Gumake se encuentra a casi 10 horas a pie o a caballo en la cordillera costera de Colombia. Como resultado de esta ubicación remota, los artesanos tienen que confiar en tiendas y proveedores, que con frecuencia se aprovechan del acceso limitado que tiene la comunidad. Mama Mochila, que está organizada de forma colectiva por las artesanas Indígenas, Yolima Esther Torres Torres y Maria Cecilia Villafane Armenta, junto con su cofundadora Anna Andreyevna Gouznova, ha estado trabajando para dar una nueva visión a los artistas de Arhuaco: una donde la dignidad y la inspiración definan los procesos creativos y la forma de hacer negocios. Mama Mochila ha hecho posible que las mujeres de Arhuaco reciban una compensación justa por sus habilidades y por el tiempo destinado en la fabricación de mochilas. “Mochila” es la palabra utilizada para describir esta artesanía tradicional de Arhuaco.

"Hay alrededor de 50 familias en Ati Gumake” (significa Tierra Sagrada de la Serpiente), nos explica Gouznova. “Las mujeres artesanas que ofrecen sus artesanías, bolsos hechos a mano y los ponen a la venta a través de Mama Mochila. La mochila está hecha de lana hilada a mano con símbolos que representan elementos de la cultura Arhuaco. Éste es un oficio generacional, transmitido a través de madres y abuelas. Las mochilas se consideran como la expresión de un proyecto y el amor de una mujer por su familia, comunidad y creencias espirituales basadas en la naturaleza”. Ella agrega: "Crear una mochila es una metáfora del proceso de la creación, y simboliza el desarrollo espiritual de una mujer. Todas las mujeres aprenden a hacer mochilas y desarrollan su propio estilo a lo largo del tiempo. Los símbolos de las mochilas representan los valores de Arhuaco en relación a su cultura y naturaleza”.

Gouznova describe el proceso de fabricación de las mochilas: "Cada mochila comienza con la lana en bruto. Las mujeres y las niñas de cada familia se reúnen para lavar la lana en un arroyo cercano. Una vez que la lana está seca, se carda a mano para eliminar cualquier material vegetal que pueda haber quedado al esquilar o alguna mata de lana descolorida. A continuación, la lana se hila en un solo ovillo, con una herramienta de madera nativa hecha a mano por algún hombre de la familia. El hilo se devana en un doble hilo con otra herramienta también hecha a mano. Con el hilo ya listo, comienza la fabricación de la mochila. Usando una aguja grande, el artesano comienza con un círculo, cosiendo otros círculos a lo largo de los bordes del anterior, creando así la base redonda de la mochila. Una vez que la base está terminada, el artesano comenzará a usar una técnica geométrica compleja para crear el símbolo deseado. La correa está tejida a mano. De principio a fin, una mochila grande puede tardar más de un mes en fabricarse”.

La gente de Arhuaco se ve a sí misma como guardianes de mundo natural, encargados de asegurar que la Madre Tierra sea tratada con dignidad y respeto. Juntas, las comunidades protestan y trabajan para cambiar la legislación que socava la importancia crítica de un medio ambiente saludable. Trabajan de forma activa en la negociación de derechos sobre la tierra, permisos para el desarrollo industrial y la búsqueda de donaciones para apoyar a sus comunidades. Cultivan sus propios alimentos, siendo así una comunidad vulnerable al cambio climático. "El año pasado tuvimos que comprar casi toda nuestra comida, incluso malanga, una hortaliza normalmente fácil de cultivar. Simplemente, ¡no hubo lluvia!", exclamó Rosalia Izquierdo, una artesana de Mama Mochila. Los Arhuaco están trabajando para vivir más seguros frente al cambio climático, invirtiendo en sistemas de riego y reconsiderando la planificación de cultivos.

"Las artesanas que trabajan con Mama Mochila saben que su talento es valorado y admirado en todo el mundo”, nos dice Gouznova. Y añade: "Las mujeres de Arhuaco sienten que su oficio y habilidad por fin se reconoce como una destacada tradición del arte cultural. Existe un tremendo sentido de orgullo y confianza en sí mismos que llena a los artesanos cuando saben que su trabajo es valorado y apreciado por personas de todo el mundo. Los Bazares de Cultural Survival ofrecen una sólida base para las mujeres Arhuaco y la próxima generación de fabricantes de mochilas”.

Para conocer más sobre Mama Mochilla, visite: www.mamamochila.com

Únase a nosotros en el Bazar de Cultural Survival de este verano: 28-29 de julio, Tiverton, Rhode Island. Visite bazaar.cs.org y facebook.com/culturalsurvivalbazaars para obtener más información

CSQ Issue: