DESINVERTIR, INVERTIR, PROTEGER: MUJERES INDÍGENAS ENCABEZAN CAMPAÑA POR LA DESINVERSIÓN

Author

Continuando la lucha de Standing Rock contra la enorme extracción de recursos naturales, y las violaciones de derechos humanos contra los Pueblos Indígenas, una delegación por la desinversión liderada por mujeres Indígenas viajó a Europa en la primavera y el otoño de 2017 para reunirse con líderes financieros europeos. Con la campaña llamada DESINVERTIR, INVERTIR, PROTEGER, la delegación busca proteger el medio ambiente y defender los derechos humanos, Indígenas y ambientales a través de la educación, la defensa y acciones que desafían a las instituciones financieras y las injusticias. La campaña está organizada de manera colectiva entre mujeres líderes Indígenas y la Red Internacional de Mujeres de Acción por la Tierra y el Clima (WECAN por sus siglas en inglés). La delegación visitó Suiza, Alemania y Noruega para instar a las instituciones financieras, incluyendo al Banco de Noruega (DNB), Credit Suisse y Deutsche Bank, a retirar la inversión de corporaciones y proyectos que causan violaciones de derechos humanos de los Pueblos Indígenas en todo el mundo. La delegación pidió la desinversión a nivel corporativo de los proyectos actuales de extracción de combustibles fósiles de Dakota Access Pipeline, Line 3 y Keystone XL, los cuales representan una amenaza grave para los derechos, la soberanía, las tierras y las formas de vida de estos pueblos.

Lejos de darse por vencidos, el Movimiento Standing Rock continúa su lucha mientras cinco Defensores del Agua enfrentan cargos federales asociados con los campamentos de protesta en Dakota del Norte. Doblemente motivadas por este tipo de injusticia y el deseo de prevenir futuras tragedias, las delegaciones se están enfocando en las fuentes de financiamiento que permiten que estos proyectos de explotación ocurran. A través del liderazgo de mujeres Indígenas que de primera mano experimentan situaciones de injusticia en contra de sus comunidades, la delegación proporcionó una plataforma única, para que los afectados pudieran compartir sus testimonios y demandas con líderes que tienen la posibilidad de promover el cambio sistémico.

La delegación fue organizada por WECAN y dirigida por Michelle Cook, abogada de derechos humanos de Dine (Navajo) y Osprey Orielle Lake, fundadora y directora ejecutivo de WECAN, quienes se conocieron mientras participaban en las protestas en Standing Rock. Durante su estancia en Europa, las mujeres asistieron a muchas reuniones de alto nivel con funcionarios del gobierno, bancos y miembros de la prensa. Durante estas reuniones, las mujeres hablaron sobre las consecuencias de los proyectos extractivos que niegan el derecho de los Pueblos Indígenas a su Consentimiento Libre, Previo e Informado, como se describe en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

La primera delegación viajó a Suiza y Noruega en la primavera de 2017 e incluyó a las representantes Lake y Cook, junto con Wasté Win Young (Ihunktowanna / Hunkpapa de la tribu Standing Rock Sioux), Sarah Jumping Eagle (Oglala Lakota / Mdewakantonwan Dakota), Autumn Chacon (Diné/Navajo) y Tara Houska (Anishinaabe). Como el mayor inversor de petróleo y gas en el mundo y a su vez, líder mundial en promoción de los derechos humanos, Noruega fue la primera opción estratégica para enviar a la delegación. Durante su estancia en Noruega, la Delegación de Desinversión de Mujeres Indígenas se reunió con el DNB, el Parlamento noruego, una delegación de los pueblos Sami y con el Presidente del pueblo Sami de Noruega, Vibeke Larsen. Al compartir las historias de su gente y transmitir a los líderes financieros noruegos sobre los abusos que enfrentan los Pueblos Indígenas en los Estados Unidos, el trabajo de los delegados fue fundamental para ayudar a convencer al DNB de vender su participación de $331 millones en el oleoducto Dakota Access.

Al enterarse de la noticia de la decisión de desinversión por parte del DNB, Young dijo: "Estamos agradecidos de que, en Noruega, el DNB anunciará que se desligará financieramente del proyecto Dakota Access Pipeline (DAP). Si bien este es un paso en la dirección correcta, seguimos presionando al Fondo Noruego del Petróleo y otras instituciones financieras para que se aparten del proyecto DAPL, debido a las violaciones de derechos humanos y civiles que han ocurrido contra personas y comunidades Indígenas en Standing Rock. Noruega es uno de los países más importantes a nivel global, y al dar este paso para desvincularse del proyecto DAPL, sus acciones pueden causar un efecto dominó en todo el mundo". Aunque agradecido por la decisión del DNB, Young destaca la importancia de continuar la lucha para lograr que otras instituciones financieras también opten por desinvertir.

Tras el éxito del viaje de la primera delegación, un segundo grupo integrado por Cook, Lake, Houska, LaDonna Brave Bull Allard (Lakota) y Jackie Fielder (Mnicoujou Lakota/Mandan-Hidatsa) regresaron a Noruega para reunirse con el Parlamento Noruego con el fin de abogar por la inclusión de los derechos Indígenas en las directrices del Fondo Noruego de la Riqueza para la Soberanía, uno de los mayores inversores mundiales. Después de que la delegación se reuniera con el consejo de ética del fondo en octubre, el consejo declaró que está revisando las acusaciones vertidas sobre Energy Transfer Partners, la compañía detrás de Dakota Access Pipeline, de estar incumpliendo las directrices de inversión del fondo relacionadas con temas como el medio ambiente, derechos humanos y otros asuntos relacionados. Solo un mes después de que la segunda delegación se reuniera con representantes en Noruega, el Fondo Noruego del Petróleo instó al gobierno a desprenderse de las compañías de petróleo y gas, lo que afectó a inversiones por valor de 37 mil millones de dólares.

Cultural Survival habló con Cook y Lake en diciembre.

CS: Por favor, cuéntenos sobre su experiencia en Standing Rock

Michelle Cook: Standing Rock fue un elemento de cambio y un claro ejemplo de que la negación de los derechos humanos de los Pueblos Indígenas en los Estados Unidos continúa, dejando al descubierto el peligro y la amenaza a la que se enfrentan al ejercer sus derechos humanos en la segunda mitad del siglo XXI. Sin embargo, Standing Rock fue simultáneamente un lugar de energía, regeneración y emergencia. Dediqué la mayor parte de mi tiempo a organizar la infraestructura legal y los recursos para las personas que se mantuvieron acampando en el lugar, un gran esfuerzo coordinado y sustentado por El Colectivo Legal de los Protectores del Agua y muchos otros más.

Osprey Orielle Lake: Para mí fue un honor estar en Standing Rock en tres diferentes viajes que realicé en el verano, otoño e invierno de 2016 para apoyar los esfuerzos de resistencia, llevar suministros y grabar entrevistas con mujeres Indígenas al frente del Movimiento Standing Rock. La voz de las mujeres brilló con dignidad, sabiduría, amor y fuerza en medio de la violencia espantosa e ilegal de actores estatales y corporativos, incluyendo ataques con perros, mazas, cañones de agua, gas pimienta, granadas de contención y arresto de personas durante las acciones pacíficas en protección del agua.

CS: ¿Cómo surgió la idea de poner en marcha la Delegación de Desinversión?

Michelle Cook: Mi trabajo con el proyecto de Desinversión comenzó en Standing Rock en septiembre de 2016. Surgió cuando unas mujeres Indígenas intentaron reunirse con el Banco de Dakota del Norte para hablar sobre los préstamos concedidos a autoridades locales. Su solicitud no fue atendida y no pudieron reunirse para discutir sobre sus inquietudes. La delegación surgió de la necesidad básica de proporcionar espacio para la participación Indígena y el diálogo civil en favor de los Protectores del Agua. La delegación proporciona recursos tangibles y la sostenible oportunidad, para que las mujeres Indígenas directamente afectadas, participaran en un dialogo con los bancos y las instituciones financieras para solicitar la rendición de cuentas y la desinversión de las empresas responsables de violar sus derechos humanos y su dignidad. Los líderes financieros en Europa, ignoran en gran medida el estado de la ley y los derechos humanos en los Estados Unidos en lo que respecta a los Pueblos Indígenas, principalmente la existencia de gobiernos tribales y obligaciones contractuales con las Naciones Indígenas Nativas. Además, estos líderes Europeos, asumen que la ley nacional de los Estados Unidos cumple y se alinea con los estándares internacionales de derechos humanos, a sabiendas de que no se están cumpliendo.

Osprey Orielle Lake: El objetivo de las delegaciones en la primavera y otoño del 2017 fue proporcionar una plataforma para que las mujeres líderes Indígenas se encontraran cara a cara con representantes de instituciones financieras europeas y compañías de seguros para exponerles las injusticias que se habían vivido. Asimismo, querían compartir específica y directamente con estas entidades, así como con la sociedad, prensa y representantes del gobierno, la manera en que sus inversiones en combustibles fósiles violaban los derechos humanos y los derechos de los Indígenas, al mismo tiempo que impulsaban el cambio climático. Uno de los principales objetivos de las delegaciones era y seguirá siendo, presionar a las instituciones para que frenen sus inversiones y se desliguen de su participación en diversas plataformas estratégicas de inversión. Noruega, Suiza y Alemania han sido los principales focos, debido al hecho de que estos países albergan algunas de las mayores instituciones que brindan financiamiento a la extracción en América del Norte y en todo el mundo.

CS: ¿Fue difícil lograr que los bancos se dieran cuenta de su papel, en los casos de violaciones de los derechos humanos de los Pueblos Indígenas?

Michelle Cook: Seguimos abogando para que los Pueblos Indígenas sean pueblos con derechos únicos bajo el amparo del derecho internacional, sin el riesgo de que se les utilice o no se respeten sus intereses. Nuestra misión es humanizar a los Pueblos Indígenas y enseñar al mundo cuán importante es el papel de los bancos en el financiamiento de proyectos y compañías que perjudican a los Pueblos Indígenas. Usamos estrategias de compromisos directos, testimonios, video y otros medios de comunicación; hay poder en los compromisos directos. Muchas de las instituciones aceptan reunirse con nosotros; sin embargo, muy pocas han cumplido con nuestra solicitud de desinversión completa con todas las compañías que realizan conductas controvertidas y dañinas relacionadas con el Oleoducto Dakota Access. Algunas han dado por concluido el financiamiento de proyectos en relación al DAPL, pero muy pocas han dejado de financiar totalmente a entidades corporativas. Sin embargo, apreciamos mucho el gesto de algunos bancos e instituciones financieras que sí han desinvertido y que han dado pasos importantes en la dirección correcta. Una cuestión clave es que los bancos e instituciones financieras presuponen que los tribunales y las leyes de los Estados Unidos tomarán decisiones justas y equitativas en relación a los derechos de los Pueblos Indígenas. Éste no siempre es el caso para muchas víctimas de violaciones de derechos humanos Indígenas en los Estados Unidos.

Osprey Orielle Lake: El objetivo de la campaña no es solo lograr la desinversión, sino también lograr cambios de paradigma en la economía de manera que incluyan inversiones en tecnología y sostenibilidad de energías renovables, instituciones bancarias justas, transparentes y responsables. Estos son sistemas económicos que no son perjudiciales para los derechos de los Pueblos Indígenas o el entorno.

CS: ¿Cómo se ha impulsado una plataforma desde Standing Rock para educar al sector público y empresarial sobre los derechos Indígenas?

Osprey Orielle Lake: Creo que es realmente importante volver a lo que realmente sucedió en un inicio y recordar que esta campaña se trata de personas que luchan por el agua, la vida, su territorio y tierras. Realmente estamos tratando de dar relevancia a estas luchas de primera línea porque van a continuar. Una manera importante de presionar a las instituciones financieras por sus responsabilidades es mostrarles que esta lucha no ha terminado. La delegación es un seguimiento definitivo al esfuerzo de resistencia contra el Oleoducto Dakota Access, exigiendo responsabilidades por lo que sucedió allí y que las atroces injusticias ocurridas deben tener respuesta.

Michelle Cook: Creo que una de las mejores cosas que podemos hacer es educar a la gente, pero ¿qué hacemos con las instituciones educadas y que saben lo que pasó en Standing Rock? En este momento como sociedad, tenemos dificultades para garantizar que nuestras instituciones económicas sean responsables con los ciudadanos; ya sea usted una persona Indígena o un ciudadano de clase trabajadora, hay asuntos muy serios de responsabilidad que se presentan aquí y que conciernen a todos. Espero que podamos aprender y sacar algo de todo esto, que el encuentro en Standing Rock realmente traiga un verdadero cambio legal y material en las vidas de los Pueblos Indígenas de los Estados Unidos. Espero que esto nos lleve a un lugar nuevo en términos de derechos humanos en este país.

CS: Como delegación conformada solamente por mujeres, ¿qué vuelve única su perspectiva sobre las violaciones de los derechos humanos de los Indígenas?

Lago Osprey Orielle: Las mujeres han estado luchando contra estos sistemas de opresión durante mucho tiempo, contra las economías extractivas, la visión del mundo dominante y la institución del patriarcado. Estos han puesto los derechos de las mujeres, sus voces, movilidad, cuerpos, poder económico y poder político, en una situación muy perjudicial. Las mujeres Indígenas han encontrado aún más injusticias y discriminación en forma de racismo, colonización e impactos ambientales. Al mismo tiempo, es de vital importancia que escuchemos a las mujeres Indígenas por lo que han vivido durante siglos. Su perspectiva sobre las soluciones, su conocimiento basado en la tierra y la ciencia, y su visión de los factores clave para la transformación cultural, el cambio económico, político y social, los que hablan sobre la esencia del camino para la sociedad. Las mujeres Indígenas están en auge y el respeto a todas ellas es esencial. Estamos presenciando en todo el mundo un aumento del poder en las mujeres líderes Indígenas.

CS: ¿Cuáles son algunos de los mayores desafíos que enfrentan para defender los derechos de los Indígenas? ¿De dónde provienen sus esperanzas?

Michelle Cook: Existe la necesidad extrema de contar con asistencia jurídica legal y civil especializada que cuente con financiamiento para poder brindársela a los defensores de los derechos humanos Indígenas en Estados Unidos. Los defensores y defensoras de estos derechos necesitan apoyo financiero y asistencia para conducirse en el sistema legal mientras continúan ejerciendo la reivindicación de sus derechos únicos y sui generis en relación a sus tierras y territorios tradicionales. Un apoyo legal integral, que sea accesible, efectivo y culturalmente adecuado para las víctimas y esta población específica, debe incluir el conocimiento y dominio del derecho consuetudinario, derecho tribal, estatal, el derecho federal e internacional. Existe la necesidad de formar, involucrar y aumentar el número de abogados y defensores Indígenas que puedan trabajar para la autodeterminación tribal y la soberanía con y para los Pueblos Indígenas. Resolver esto es fundamental para proporcionar acceso a la justicia a las comunidades Indígenas.

Espero que el trabajo de desinversión continúe llevando la antorcha de los derechos Indígenas e ilumine la oscura arquitectura de la economía requerida para sostener los proyectos de extracción y desarrollo de recursos naturales dañinos en nuestras tierras y territorios ancestrales. Y espero que podamos utilizar el encuentro en Standing Rock para avanzar con respecto a los derechos de los Pueblos Indígenas en los Estados Unidos y garantizar un futuro seguro y pacífico. También espero que la idea y metodología de los Indígenas de la delegación pueda ser replicada y desarrollada, para que más Pueblos Indígenas puedan participar directamente y para que se pueda establecer contactos con los bancos e instituciones financieras que malogran sus derechos humanos, sus tierras y la vida de sus pueblos.

Osprey Orielle Lake: En la búsqueda de la justicia, hacemos un llamado a las instituciones financieras y aseguradoras dedicadas a la extracción de combustible fósil y proyectos de desarrollo para detener el negocio debido a las violaciones flagrantes contra Pueblos Indígenas, sus tierras y la aceleración del cambio climático. Si las pautas institucionales que se supone deben garantizar los derechos no están funcionando, debemos analizar, de manera sistemática, cómo estas directrices deben cambiar y aplicarse para que se tengan en cuenta los derechos humanos de los Indígenas y el desorden climático. No hay tiempo que perder, ya que la alteración climática se intensifica y las personas de todo el mundo se enfrentan a situaciones de vida o muerte. WECAN está trabajando para garantizar que las mujeres Indígenas tengan la oportunidad de hablar con voz propia directamente ante las instituciones, los gobiernos y los legisladores, cuyas decisiones perjudican a sus comunidades y territorios, a través de su inversión continua en proyectos violentos y destructivos.

Nunca ha sido tan vital escuchar las voces de las mujeres líderes Indígenas que, a menudo, son la columna vertebral de sus comunidades y movimientos. Junto a la voz de las mujeres en la vanguardia, podemos restablecer la salud de nuestras comunidades, la transición a una energía limpia y buscar justicia para los Protectores del Agua y aquellos que continúan siendo afectados diariamente por el desarrollo de combustibles fósiles en Standing Rock y comunidades alrededor de todo el mundo.

Para obtener más información acerca de la campaña Desinvertir, Invertir, Proteger, visite: wecaninternational.org/pages/dispstress-invest-defend.

CSQ Issue: