Pasar al contenido principal

 

 

Política de equilibrio de género

 

Compartimos nuestra política de equilibrio de género, parte fundamental de nuestro nuevo plan estratégico


Cultural Survival se enfoca en las comunidades Indígenas en su totalidad. Entendemos que la colonización ha distorsionado nuestra visión colectiva del mundo, y como resultado, hoy vivimos en un mundo donde las relaciones de género están en desequilibrio. Este desequilibrio ha dejado principalmente a las mujeres y otros grupos marginalizados en situación de vulnerabilidad, lo que ha resultado en problemas como violencia, femicidio e inequidad en las comunidades. La violencia e inequidad son causadas en gran parte debido a una interrupción en la continuidad de valores y tradiciones ancestrales que mantenían unida la cohesión de las comunidades.

 

Esta política de género busca reconocer las diferentes formas en las que sociedades diversas se relacionan entre sí y con el medio ambiente, en constante búsqueda de equilibrio. Esta política no busca elevar o centralizar un género o identidad por encima de otro, pero reconoce los desequilibrios de poder, voz y respeto que existen dentro del espectro de género. Las perspectivas y comprensión de las comunidades Indígenas en torno al tema de género son tan diversas como sus culturas; sin embargo, es importante resaltar que existe una diferencia fundamental entre el enfoque de las comunidades Indígenas hacia los problemas de equidad de género, y el enfoque de las sociedades occidentales. Mientras las sociedades occidentales glorifican al individuo, los Pueblos Indígenas le dan prioridad a la colectividad. Creemos que es dentro de la vida comunal que los Pueblos Indígenas pueden desarrollar las herramientas para afirmar sus derechos y alcanzar equidad de género.

 

El interés de Cultural Survival hacia el género no comienza con esta política. Por muchos años, los programas de Cultural Survival han priorizado proyectos enfocados en mujeres, involucrando el liderazgo de mujeres y niñas. Al momento de redactar esta política, 17 de 25 personas del personal, y 8 de 12 personas de la Junta Directiva son mujeres. El liderazgo y empoderamiento de las mujeres Indígenas es fundamental para nuestro trabajo.

 

Como líderes en el campo, esperamos que este trabajo sirva como base de discusión para otras organizaciones y como modelo de cambio para trabajar por un mundo más inclusivo, justo, equitativo y respetuoso con la naturaleza y todos los seres vivos. Nuestro legado de casi 50 años de defender los derechos de los Pueblos Indígenas y apoyar la autodeterminación, las culturas y la resiliencia política de los Indígenas es gracias a ustedes, nuestra comunidad, que ayudan a hacer posible nuestro trabajo.