El asesinato de un Aj’qi’j: Quemar la Sabiduría no es Posible Cuando el Fuego es la Misma Sabiduría

September 15, 2020

In English

Por Henning Sac

Domingo Choc Che era, Ajq’ij, contador del tiempo, esposo, padre, abuelo, hermano, guía, consejero y científico. Fue asesinado por un grupo de personas que lo acusaron de brujería en la Comunidad Chimay, del municipio de San Luis, Petén. Lo amarraron, lo golpearon, lo rociaron con gasolina y le prendieron fuego. Así terminó su vida.

Desde hace más de 500 años desde la llegada de los españoles se ha desvalorizado la espiritualidad maya, trayendo una nueva religión, el cristianismo católico. Según los documentos de la época, se relataba al rey de España que las prácticas de los encontrados en este territorio eran satánicas y demoníacas. Todo lo juzgaban desde su corta visión, desde su ignorancia, creyendo que traían la verdad suprema, sin entender, ni investigar lo que veían.
 

 

weaving

La espiritualidad maya tiene siglos de existir, se practica en nuestros días y es esencial para la vida maya. Es un elemento que afirma la identidad como ser humano y reafirma la pertenencia a un grupo. Para mí, desde la primera experiencia frente al fuego, sentí algo especial, algo que se encendió dentro de mí. Ahora cada vez que practico una ceremonia maya, me siento pleno y me lleno de energía. Pienso que todos traemos ese recuerdo en nuestro interior, algo impreso en nuestra esencia, ese recuerdo que los abuelos de mis abuelos habían vivido y que está dentro de mí.

Estudié muchos años en establecimientos religiosos, católicos y evangélicos, pero nunca me sentí parte de ellos. Había algo en mí que no entendía; se hablaba de amor al prójimo y era notable la diferencia entre los sacerdotes o los pastores y los miembros comunes de la iglesia; no era fácil en mi mente de niño entender que en un libro se mencionara al dueño y señor de la creación; era muy fuerte escuchar que lo que las personas (que eran iguales a mí por color de piel, vestimenta e idioma) pensaban y creían que era algo malo.

Al tener la oportunidad de estar cerca de un abuelo, de un guía y escuchar que todos éramos parte de la creación, sin nadie ser más o menos; me sentí muy bien, escuchar que una piedra tiene energía acumulada por su tiempo en un lugar, que una planta era más sabia que un humano por el tiempo que lleva en su ciclo de vida y que los animales eran hermanos con diferentes formas, me sentí libre y contento de respetar y poder ser parte de algo tan grande.

Eso es la cosmovisión maya, la forma en que vemos el cosmos, la forma de percibir y convivir con el lugar que habitamos, el universo entero que está fuera y  dentro de cada ser, que cada variación en él, define la personalidad y energía con la que vivimos. Somos parte de algo grande y hermoso, lleno de color, vida y alegría; todos

somos parte del ciclo de la vida, y en algún momento nos alimentamos de otro ser y también seremos alimento para otro, aunque claro, no se puede dejar de lado que como humanos tenemos momentos que nos llevan a competir y luchar para sobrevivir.

A punta de espada y golpes prohibieron las prácticas mayas y nuestras antiguas costumbres; nos obligaron a ir a la iglesia, a adorar a su dios, ese que ellos mismos mataron por ser diferente y radical. Construyeron templos sobre nuestros lugares energéticos, quisieron borrar nuestra memoria, pero incluso cuando hoy se va a una iglesia sabemos que ahí están las cenizas del fuego que nos conecta con la vida, con la sabiduría de nuestro pueblo. Nos siguen robando la tierra, esa a la que nos arrinconaron cuando se apoderaron de las tierras fértiles y que ahora son infértiles por el mal trato que les han dado. Ahora ven que las montañas donde vivimos están llenas de minerales y las quieren destruir.
 

photo

Se ha discutido mucho sobre las creencias y las formas de pensar de los diferentes grupos que habitan y viven en el mundo y aunque cada uno ha ido avanzando de acuerdo a su forma de entender su entorno hay un entendimiento general que, con respeto y tolerancia, podemos convivir juntos. Sin embargo, hace falta mucho por avanzar y en medio de esta batalla, hemos recibido la dolorosa noticia de la muerte de un guía, alguien que sabía cómo cuidarse a sí mismo y brindar bienestar a la comunidad por medio de la naturaleza. Alguien que sabía ver los fenómenos naturales y contar el tiempo, ver los cambios provocados por la luna y el sol. Nos han despojado de alguien que cuidaba la comunidad.

Es necesario entender que son más 500 años de querer borrar a los pueblos mayas, pero no han podido y no podrán; somos pueblos que migramos, nos adaptamos, levantamos templos hermosos en tierras idóneas para vivir, con sistemas tecnológicos para asegurar nuestro existir. Aseguran que los mayas desaparecieron, pero estamos aquí, somos el fruto de esos abuelos que escribieron el Pop Wuj, que construyeron Takalik abaj, Uaxactún, Palenque y muchos otros lugares más. Somos fruto de esos abuelos sabios que crearon los calendarios estudiando el movimiento del sol, de la luna, de los planetas y que adaptaron su forma de vida de acuerdo a la energía de cada ciclo.

El fuego es la forma como nos comunicamos con el universo, el medio para conectarnos mentalmente y espiritualmente con nuestros ancestros. Es el lugar donde le hablamos a la energía de cada día, el espacio donde reflexionamos sobre nuestro camino en la vida y el momento donde nos comprometemos con las ideas que nos mueven adentro, que nos entusiasman y en las que concentramos nuestra energía. Eso es lo que yo he vivido en el fuego, eso es lo que me hace hoy sentirme orgulloso de ser k’iche’; ver a mi mamá con su güipil, con su corte, tan llenos de color, de historia, y recordar a mis abuelas con la misma ropa con la que veo hoy a mi madre. Quisieron quemar la sabiduría de Domingo Choc con fuego, pero solo la regresaron a donde la sabiduría ha sido creada.

--Henning Sac es Maya K’iche de Quetzaltenango, fotógrafo documentalista, investigador social y comerciante, con licenciatura en ingeniería civil de la Universidad de San Carlos de Guatemala, maestrante en Antropología Social del Centro Universitario de Occidente.  Su trayectoria incluye trabajo con productoras/es y comerciantes del suroccidente de Guatemala y la documentación gráfica de diferentes procesos con organizaciones internacionales. Se dedica a la investigación de las prácticas ancestrales de los pueblos, con interés específico en semiótica de los tejidos y la cosmovisión.

Todas las fotos por Henning Sac.