Defensores de derechos humanos se reúnen detrás de estación de radio comunitaria Indígena allanada en Guatemala

October 05, 2019

Varias organizaciones en Guatemala han rechazado  las políticas antidemocráticas  del presidente Jimmy Morales, a raíz de en lugar de luego de los allanamientos del Ministerio Público hacia la emisora comunitaria Xyaab’ Tzuultaq’a del  Estor, en el departamento de Izabal el 26 de septiembre del año en curso. La región del Estor estuvo bajo "estado de sitio" por un mes a partir del 4 de septiembre. El estado de sitio culminó el 7 de octubre después de que la solicitud de Morales para extenderlo durante otros 30 días fuera rechazada por el Congreso de Guatemala.

El Relator Especial de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Edison Lanza, manifestó en un Twitter: “En Guatemala un estado de excepción decretado para enfrentar el crimen organizado  se utiliza para perseguir y cerrar -una vez más- a una radio comunitaria de los pueblos mayas. Estos hechos continúan siendo atentados en contra de la Libertad de Expresión”.

Por su parte, la Procuraduría de los Derechos Humanos destacó que abrirán un expediente para verificar la legalidad de las actuaciones de las autoridades al efectuar las diligencia de allanamiento en la Radio Comunitaria Xyaab’ Tzuultaq’a.

Para el movimiento de radios comunitarias de Guatemala, esta  persecución es una clara violación al derecho de Libertad  de Expresión. Es inaceptable que aprovechando el estado de sitio se allane una emisora que pertenece a la comunidad y  que el Congreso tenga varada la iniciativa 4087 Ley de Medios de Comunicación Comunitaria, que busca democratizar el espectro radioeléctrico y legalizar el funcionamiento de las mismas.

¿Dónde están Robin y Raúl? Mencionaban los agentes de la policía Nacional Civil al ingresar a las instalaciones de la emisora comunitaria, haciendo referencia al director y administrador de la radio, relató Arnoldo Tzub empleado de la Asociación Estoreña para el Desarrollo Integral (AEPDI), quien presenció el allanamiento y al no dar con el paradero de ellos los agentes de la policía optaron por decomisar documentos que les pertenecía, como el carnet de periodistas comunitarios.

Tzub, añadió que  el allanamiento duró más de dos horas, en las cuales, aproximadamente 20 policías estaban dentro de las instalaciones y afuera varios vehículos con otros elementos del Ejército. “Usted no puede salir de aquí hasta que terminemos, me dijeron… al no encontrar nada en la emisora, ingresaron a la oficina de AEPDI , busquen toda la información relacionada con la radio(...), también registraron los escritorios, archivos,  sacaron información de la computadora, tomaron fotos  de los documentos personales del representante legal y del administrador.”

“No detuvieron a ninguna persona,” declaró, Robin Sicajan, administrador de la organización.  “Pero hay una gran solidaridad de los líderes de las comunidades, sin embargo por ahora no se puede hacer nada por el estado de sitio. De la misma manera, el respaldo de las organizaciones nos ha fortalecido,  pero se temen que el hostigamiento en contra de AEPDI continúe  debido al acompañamiento que hacen a las comunidades en la defensa del territorio y a la solicitud que han hecho sobre el cierre definitivo de la empresa minera CGN-PRONICO.”   “El allanamiento tiene relación con lo anterior” puntualiza Sicajan.  “La minera ha atacado a la Asociación de pescadores por denunciar la contaminación al lago y nosotros también lo hemos denunciado y es posible que esto sea parte de ello, con el fin de desorganizar a la población.”

En respaldo a radio Xyaab’ Tzuultaq’a varias organizaciones convocaron a una conferencia de prensa, el 30 de septiembre, Cultural survival, el Comité de unidad campesina C.U.C., la Fundación Toriello F.T., la Red de defensoras y defensores  de derechos humanos, la Federación guatemalteca de escuelas radiofónicas, FGER, El Colectivo de organizaciones mayas de guatemala COMG, Sobrevivencia cultural, Las asociación de abogados mayas de guatemala, las autoridades ancestrales del Estor, la red de comunicadoras Indígenas, el Sector de Mujeres, Fundebase, ASECSA, el Movimiento de Radios comunitarias entre otras organizaciones, manifestaron su repudio ante el abuso de autoridad del Gobierno actual.

El allanamiento de Radio Xyaab’ Tzuultaqa demuestra la cara represiva del Estado de Guatemala, y así mismo, la falta de garantías para ejercer la Libertad de Expresión en el país. Por ello, hicieron un llamado a la comunidad internacional a ser vigilantes de lo que está pasando en el Estor, Izabal, y por otra parte, exigieron al Ministerio Público, dejar sin efecto los allanamiento  a las radios comunitarias por carecer de fundamento legal. También hicieron un llamado al Estado para cumplir con las recomendaciones de las  relatorías de libertad de expresión de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos e hicieron un llamado al Congreso de la República para aprobar en tercera lectura la iniciativa 4087 Ley de Medios de Comunicación Comunitaria. Finalmente, se hizo el llamado a la Superintendencia de Telecomunicaciones a realizar una autoría de las frecuencias  radioeléctricas para que se distribuyan equitativamente a emisoras comerciales, del Estado y radios comunitarias.

El estado de sitio  en 22 municipios y 6 departamentos que incluye al Estor, Izabal fue implementado por el presidente Jimmy Morales, ante el asesinato  de 3 miembros del ejército por supuestos narcotraficantes. Esta medida no ha dado con los responsables del hecho y más bien se han violentado los derechos de Libertad de Expresión.

La organización AEPDI, reiteró que el hostigamiento estatal y las campañas de desinformación no detendrán el trabajo institucional en la defensa de los derechos humanos. Seguirán denunciando la  violación de los derechos de los Pueblos Indígenas por parte de quienes se empeñan por continuar aprovechándose y despojando a las comunidades de sus recursos naturales para la extracción minera, petrolera, hidroeléctricas y monocultivos  de palma africana, caña, hule, entre otros.