Protegiendo la vida y la tierra durante COVID-19: La experiencia de la comunidad Ziora Amena

June 11, 2020

In English.

“Es muy importante seguir contando con personas como ustedes [Cultural Survival], que aunque no nos conocemos y no saben cómo es el Amazonas, pero desde esa lejanía nos apoyan incondicionalmente.” --Carlos Méndez, ex curaca de la Comunidad Indígena Ziora Amena / Colombia.
 

La comunidad Indígena Ziora Amena está localiza en el municipio de Leticia en el extremo sur del departamento del Amazonas en Colombia, en la frontera con Brasil y Perú. Es una comunidad Muruy conformada por 110 familias. Desde el inicio de la pandemia, la comunidad decidió que los guardias comunitarios resguardaran las entradas del poblado, colocaron un filtro sanitario para evitar que el virus se propagara y han utilizado bombas agrícolas para realizar desinfección con hipoclorito.
 

Debido a la falta de medidas adecuadas de seguridad, personas que forman parte de la guardia se infectaron y el virus entró a la comunidad. Ése es el caso de Carlos Méndez, quien es uno de los 25 guardias comunitarios, y que pasó pasó dos semanas en cama con síntomas fuertes de COVID-19, aunque en el hospital le dijeron que no tenía el virus. Finalmente le realizaron una prueba en Leticia, la cual llegó 19 días después, confirmando que fue positivo a SARS-CoV-2. Aunque se han realizado pruebas mínimas a la población, consideran que el primer caso pudo haberse dado a principios de febrero y ahora al menos la mitad del pueblo se ha contagiado. Desafortunadamente una persona ha fallecido.
 

Leticia es la ciudad más grande a donde las personas de comunidades cercanas como Ziora Amena acuden para abastecerse de alimentos, medicinas, etc. El gobierno ha establecido restricciones en la ciudad, la gente sólo puede estar en la vía pública de 6 a 10 de la mañana, de lo contrario podrían ser multados. Actualmente los servicios médicos se encuentran rebasados por el alto número de contagios, el hospital no cuenta con las medidas de bioseguridad necesarias, parte del personal médico se ha ido por falta de apoyo y la máquina para rellenar los tanques de oxígeno no está funcionando; además, no disponen de ventiladores artificiales y no cuentan con ambulancias suficientes para el traslado de pacientes. 
 

Las comunidades vecinas están pasando por la misma situación. La comunidad de San Juan de los Parentes, pueblo donde viven 73 familias Tikunas y Kokama también tiene casos positivos de COVID-19 y en la guardia comunitaria. Los alimentos ya escasean en la comunidad, no tienen servicio de comunicación celular y deben transportarse en canoa. A pesar de la situación, las personas de las comunidades no quieren asistir al hospital, ya que algunos enfermos que fueron transladados a Bogotá desafortunadamente fallecieron y por protocolos sanitarios fueron cremados. Posterior a ello, el traslado ha sido una complicación para las familias. 
 

Ante esta situación la comunidad Indígena Ziora Amena ha decidido reforzar el gran trabajo de las guardias comunitarias, por medio del fondo de emergencia de Guardianes de la Tierra comprarán materiales de protección sanitaria para que continúen con el resguardo de su comunidad. Además hacen un llamado a las autoridades colombianas a tomar acciones urgentes en la región, la cual se ha visto afectada por el gran número de casos de COVID-19.

Country
Issues