Mientras la demanda de minerales para baterías se dispara, el presidente de Guatemala suspende los derechos civiles para facilitar la actividad minera de níquel

October 28, 2021

In English

 

[Advertencia. Este artículo menciona violencia sexual]
 

Desde el 4 de octubre de 2021, miembros de la comunidad Indígena Q'eqchi’ en el municipio de El Estor, Izabal, en el este de Guatemala, han estado bloqueando pacíficamente una carretera para evitar las actividades en curso de la mina de níquel Fénix, actualmente propiedad de la empresa suiza Solway Group, operada por su subsidiaria guatemalteca Compañía Guatemalteca de Níquel, con procesamiento por parte de la subsidiaria Pronico. El 18 de junio de 2020, la corte más alta de Guatemala ordenó el cierre de la mina. La corte determinó que la licencia de 2006 bajo la cual opera actualmente no consultó a las comunidades Indígenas y ordenó que se suspendiera la licencia minera hasta que se llevara a cabo una consulta dentro de los siguientes 18 meses. A pesar de este fallo, y una orden judicial temporal previa para suspender las operaciones en vigor desde 2019, la mina ha continuado operando ilegalmente.

 

El bloqueo, liderado por las autoridades tradicionales Q'eqchi’es del Consejo Ancestral, ha permitido la libre circulación y el paso de todas las personas y vehículos, excepto los camiones de carga pertenecientes o contratados por la minera de níquel Fenix. En respuesta al bloqueo, el 24 de octubre el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, declaró un Estado de Sitio, o Ley Marcial, que durará al menos los próximos 30 días. Esta acción suspende los derechos civiles, incluida la libertad de expresión y acción, la libertad de movimiento, el derecho de reunión y manifestación, el porte de armas y apoya la detención legal sin orden judicial y el interrogatorio de detenidos y presos. Además, habrá toque de queda que entrará en vigencia desde las 6:00 pm hasta las 6:00 am del día siguiente. Las restricciones se aplican a todos aquellos que vivan en El Estor, Izabal.

 

 

Según noticias locales de Prensa Libre, la mañana del 24 de octubre, un contingente de 500 militares y 350 personas llegó a El Estor mientras agentes del Ministerio Público realizaban registros y emitían órdenes de arresto. Desde la declaración del Estado de Sitio, los periodistas, activistas y organizaciones locales han sido hostigados y sus hogares han sido allanados por militares. Muchos de los que han sido atacados son personas que se oponen abiertamente a la mina Fénix. Esto incluye a periodistas independientes que han cubierto la oposición a la mina, las oficinas de la Defensoría Q’eqchi’ / AEPDI que ayudaron a llevar una demanda contra la mina a tribunales internacionales y la estación de radio comunitaria Q’eqchi’ Radio Xyaab' Tzuultaq'a. Xyaab' Tzuultaq'a, una radio socia de las subvenciones de Cultural Survival que ha proporcionado cobertura mediática profunda de las protestas pacíficas. La estación de radio ya había sido allanada antes por la Policía Nacional Civil durante un Estado de Sitio similar promulgado hace dos años. En aquel entonces, el director de la estación compartió,  “Tememos que continúe el hostigamiento contra AEPDI por nuestro trabajo de incidencia con las comunidades que luchan por la protección de sus territorios y por las demandas que han hecho para cerrar definitivamente la empresa minera CGN-PRONICO"-
 

En un comunicado de prensa oficial, la Cámara de Industria de Guatemala declaró que el Estado de Sitio se impuso porque "hay personas y grupos armados en la zona que han cometido actos de violencia contra las fuerzas de seguridad y la libertad de circulación de los habitantes, gobernabilidad y seguridad”, y que “las medidas tomadas por el gobierno eran necesarias para restablecer el orden”. En un comunicado de prensa, Solway manifestó que su subsidiaria GCN está sujeta a las sentencias de los tribunales guatemaltecos y que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) es el responsable de realizar las consultas, que según dicen se llevan a cabo desde el 28 de septiembre de 2021 en pleno cumplimiento de las disposiciones de la Corte.
 

Sin embargo, la consulta del 28 de septiembre violó las normas internacionales porque excluyó a la estructura de gobierno autodeterminada por la comunidad, el Consejo Ancestral Maya Q’eqchi’. En cambio, el MEM ha estado consultando con un tercero recién designado, llamado "Consejo de Comunidades Indígenas Maya Q’eqchi’", quien, durante el caso judicial de junio, presentó un Amicus Curiae a favor del proyecto minero Fénix. El 30 de junio de 2021, el Consejo Ancestral Maya Q'eqchi 'envió un mensaje al gobierno de Guatemala solicitando respetar la autodeterminación de los Pueblos Q'eqchi'es para elegir a sus propias autoridades legítimas nombradas a través de asamblea general para representar en los procesos de preconsulta y consulta, pero fueron ignorados.

 

Una historia de violencia

Fénix ​​es la única mina de metal activa de Guatemala y extrae 120,000 toneladas de níquel por mes, lo que la convierte en la más grande de Centroamérica. Está ubicada a orillas del Lago de Izabal, el más grande de Guatemala, un recurso de crucial importancia para la pesca y el agua dulce para las comunidades locales, pero que ha sido contaminado a lo largo de los años. El níquel de Guatemala es muy valorado. Solway describe el mineral que extraen del proyecto minero Fenix ​​(CGN) como uno de los 10 más ricos y puros del mundo, y como un depósito de gran potencial en tamaño y calidad representa "un hito importante".
 

El proyecto Fénix ​​se ha visto envuelto en un conflicto violento desde su instalación en tierras Indígenas sin consentimiento en 1960 durante la guerra civil de Guatemala. Entre 2005 y 2011 fue operado por la empresa canadiense Hudbay Minerals/Skye Resources. Durante este tiempo, miembros de la comunidad Q’eqchi’ fueron desalojados violentamente de sus hogares. Un caso que sienta precedente sigue pendiente en los tribunales canadienses por un incidente en 2007 en el que personal uniformado de la mina presuntamente violó en grupo por lo menos a 11 mujeres Q'eqchi’es después de quemar sus casas para desalojarlas de sus tierras ancestrales. Rompiendo nuevos fundamentos legales para responsabilizar a las empresas transnacionales que operan en el extranjero, las mujeres están demandando a la empresa canadiense en tribunales canadienses por las acciones de los empleados de su subsidiaria. En 2009, la seguridad de HudBay abrió fuego contra defensores del territorio Q'eqchi’ que protestaban por su desalojo, y un líder comunitario, Adolfo Ich, fue asesinado. Este año 2021, Mynor Padilla, exjefe de seguridad y responsable del asesinato, pasó cuatro años en prisión durante un proceso de apelación y ahora ha sido liberado por tiempo el cumplido. En el momento del incidente, HudBay negó su responsabilidad, alegando que miembros de su propia comunidad lo atacaron con un machete. Un hombre Q'eqchi’, Germán Chub, que sobrevivió a los ataques pero quedó paralizado de la cintura para abajo por heridas de bala, sigue siendo un firme opositor a la operación de la mina. Su casa fue allanada por los militares el 27 de octubre de 2021.


 

 

Contaminación de vías fluviales

En 2017, la Gremial de Pescadores Indígenas de El Estor denunció a la Mina Fénix por contaminación del Lago de Izabal. Ese año, apareció una mancha roja gigante en la superficie del lago emanando de donde la mina expulsa agua. Solway niega que la mina Fénix ​​sea un factor importante en la contaminación del lago y culpa a los residentes locales. Aunque las autoridades locales tomaron muestras para realizar pruebas de laboratorio de la calidad del agua, los datos de los resultados nunca se dieron a conocer públicamente. Mientras tanto, según la Gremial de Pescadores, pruebas independientes en Alemania y México determinaron que el agua tenía contaminación de metales pesados. El 27 de mayo de 2017, durante manifestaciones pacíficas en las que se pedía a las autoridades que resolvieran la contaminación en el lago, fue asesinado un miembro de la Gremial de Pescadores, Carlos Maaz Coc. Durante la protesta, el periodista Q'eqchi’, Carlos Ernesto Choc Chub de Prensa Comunitaria, grabó un video de balas disparadas contra Choc por agentes de la Policía Nacional. Posteriormente, Choc Chub recibió amenazas de muerte y se formularon seis cargos penales en su contra, que luego se desestimaron por ser falsos. El 27 de octubre, durante el Estado de Sitio, la policía también allanó la casa de Choc Chub.

 

Violaciones al derecho nacional e internacional

Además de que en 2021 la Corte de Constitucionalidad solicitara llevar a cabo el proceso de consulta, en febrero de 2011, la Corte de Constitucionalidad de Guatemala falló a favor de una comunidad Indígena local, el Pueblo Q’eqchi’ de Agua Caliente, cuya tierra ancestral tiene la mayor concentración de Reservas de níquel en la zona. El caso fue presentado por Rodrigo Tot, presidente de la comunidad de Agua Caliente en El Estor, quien más adelante ganó el Premio Medioambiental Goldman. El tribunal falló a su favor, reconociendo sus derechos de propiedad colectiva y cuestionando la legalidad de los permisos y actividades mineras en sus tierras tradicionales. Más tarde, en 2011, cuando esa decisión no se implementó, con la ayuda de la organización para la defensa legal, Defensoria Q’eqchi’ y el El Centro de Recursos Jurídicos para los Pueblos Indígenas, la comunidad presentó un caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En 2020, la Comisión favoreció a la comunidad y remitió el caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde actualmente se encuentra pendiente.

 

Una dependencia creciente de los minerales de transición y sus impactos en las comunidades Indígenas

En 2014, la propiedad de la mina se transfirió al Grupo Solway. En ese momento, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia anunció este proyecto de níquel en Guatemala como un proyecto de inversión rusa. Posteriormente, la empresa se constituyó en Suiza. 


La demanda mundial de níquel se está disparando junto con un crecimiento exponencial en el sector de vehículos eléctricos, ya que los gobiernos de todo el mundo tienen como objetivo hacer que la mayoría de los vehículos nuevos en el mercado para 2030 sean vehículos con cero emisiones, incluyendo los vehículos eléctricos. El níquel es un material clave en la producción de baterías que se utilizan para potenciar vehículos eléctricos e híbridos.
 

Se ha demostrado que la extracción de minerales para baterías como el cobalto, el litio y el níquel causa un daño excesivo a los pueblos Indígenas. La minería de metales es una de las industrias más sucias del mundo, responsable de al menos el 10 por ciento de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero. Al igual que en la mina Fénix ​​en El Estor, a nivel mundial, la minería está vinculada a la destrucción ambiental, la contaminación y el agotamiento del agua dulce, los abusos de los derechos humanos, el desplazamiento forzado, la pérdida de medios de vida, los conflictos violentos, las condiciones laborales inseguras y los flujos financieros ilícitos en muchas partes del mundo. Cada vez más, la minería representa amenazas para la salud de los océanos a través de la riesgosa práctica de vertimiento de aguas residuales. 
 

En Papúa Nueva Guinea, la mina de níquel Ramu ha desplazado por la fuerza a los pueblos Indígenas Kurumbukari de su tierra ancestral. Durante más de una década, la planta ha estado vertiendo millones de toneladas de desechos tóxicos en la bahía de Basamuk, de la cual 30,000 personas pescan con regularidad para mantener sus medios de vida, sus familias y la economía local. La bahía alimenta el foco de biodiversidad del Triángulo de Coral, del que dependen medio millón de personas en la región, y tiene la mayor diversidad de especies marinas del mundo.
 

En Rusia, el mayor productor de níquel del mundo, Nornickel, alberga sitios de fundición en las tierras Indígenas del Ártico ruso. Nornickel opera y ha causado grandes daños ambientales en los territorios de las comunidades Sami, Nentsy, Nganasan, Entsy, Dolgan y Evenki que han sufrido los impactos negativos de Nornickel en su pastoreo, caza, pesca y actividades económicas y de subsistencia. El 29 de mayo de 2020, una planta de energía de Nornickel falló y liberó 21.000 toneladas de aceite diesel en los ríos locales. En 2016, una presunta rotura en una tubería de lodo de Norilsk Nickel hizo que el río Daldykan se volviera de color rojo brillante, tal como lo hizo el lago Izabal en el sitio de la mina Fénix ​​en 2017. Nornickel afirmó que se debía a las fuertes lluvias.

 

Foto: Río Daldykan en 2016, foto de Facebook. 

 

Las comunidades Indígenas se están uniendo para exigir una transición justa

Los pueblos Indígenas de todo el mundo están trabajando para garantizar que la transición a una economía verde se haga respetando las tierras, los medios de vida y los derechos humanos básicos de los Indígenas. En 2020, después de que Elon Musk, CEO de Tesla, hiciera una llamada en Twitter anunciando su búsqueda de más níquel para expandir la producción de Tesla para autos eléctricos, las comunidades Indígenas en el Ártico se unieron a docenas de otras organizaciones para enviar una carta abierta a Musk instando a Tesla a no comprar de Nornickel hasta que demuestren un compromiso real de consultar con los pueblos Indígenas afectados.


El 28 de octubre de 2021, Cultural Survival junto con otras 140 organizaciones emitieron una declaración conjunta antes de las negociaciones climáticas en la Conferencia de las Partes (COP 26) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en Glasgow, Escocia, expresando su preocupación por los impactos en las comunidades, trabajadores y ecosistemas de todo el mundo a consecuencia de la extracción de minerales, como litio, cobalto, níquel y cobre para tecnologías de energía renovable. La carta pide a los negociadores climáticos en la COP26 que asuman un compromiso vinculante para obtener minerales de transición de manera responsable.


La carta dice,  "Nuestra transición a las fuentes de energía renovable debe ser justa y equitativa y debe estar acompañada de una transformación simultánea lejos de la minería irresponsable". El llamado es para enfocarse en los derechos humanos de las comunidades y trabajadores Indígenas a la vanguardia en proyectos de minería, reciclaje, recuperación, manufactura y energía renovable. Además se pide que se prioricen las soluciones de economía circular de bajo impacto que reduzcan la demanda general de metales primarios y que se garantice el abastecimiento responsable de minerales en las operaciones mineras existentes.

"Una economía energética verdaderamente limpia, justa y equitativa requerirá no solo una transición a fuentes de energía más limpias, sino una transformación a nivel individual y colectiva".

Lea la declaración aquí

Country
Issues