Guardianes de la Tierra apoya programa de gestión de riesgos en población ngäbe buglé migrante en Panama

May 25, 2022

In English


En la quebrada La Bruja, del corregimiento Paso Ancho (Panamá) hay alto riesgo de inundaciones, deslizamientos de tierra y colapso de carreteras, debido a que se encuentra en la cuenca del río Chiriquí Viejo. Sin embargo, ahí se ven obligadas a vivir familias ngäbe buglé venidas desde otros lugares para trabajar en la producción agrícola de Cerro Punta, en una región que produce gran cantidad de hortalizas para el país. En noviembre de 2020, varias comunidades de esa zona se vieron afectadas por el huracán Eta: hubo muertos y casas destruidas, y muchas familias tuvieron que abandonar sus hogares.


Si una población Indígena de por sí es vulnerable cuando se encuentra en su territorio, los Indígenas ngäbe buglé  enfrentan mayor vulnerabilidad cuando tienen que desplazarse en busca de trabajo, pues ni ellos ni los gobiernos conocen sus condiciones demográficas y de riesgo. Según reporta la Fundación para el Desarrollo Integral Comunitario y Conservación de los Ecosistemas de Panamá (FUNDICCEP), “las mujeres Ngäbe Buglé presentan el mayor grado de vulnerabilidad del grupo residente en Tierras Altas; en muchas ocasiones ni se conoce su presencia, no se tienen sus datos, el número de los miembros de la familia y sus condiciones de salud”. En respuesta a esta situación, la FUNDICCEP y dos comunidades  ngäbe buglé realizaron actividades de diagnóstico y capacitación en gestión de riesgos durante el año 2021, con apoyo del Fondo Guardianes de la Tierra.

 

img


En los últimos meses, la FUNDICCEP ha venido desarrollando un proyecto de apoyo a comunidades de la zona para preparar comités de gestión ante desastres naturales, identificar zonas de riesgo y zonas seguras, y elaborar mapas de riesgo. Con este trabajo como antecedente, inició una etapa de colaboración con las comunidades Bella Vista y Nuevo Bambito, con la intención de integrarlas a los programas de gestión y prevención de riesgos por desastres naturales. 
 

Se empezó con un diagnóstico de la población afectada por el huracán Eta, que concluyó con datos preocupantes sobre la situación de las familias. Por un lado, viven en promedio 15 personas por casa, lo que nos habla de las condiciones económicas en que se encuentran. Por otro lado, son 155 los afectados por los huracanes que aún se encuentran en el lugar y no han recibido apoyo externo para recuperarse. Aún tienen pendiente mucho trabajo de reconstrucción y, antes de la intervención de FUNDICCEP, no habían recibido capacitación para evitar mayores desgracias.

 

img


A través del diagnóstico, que además incluyó mapeos de toda la zona, se pudo elaborar un mapa que identifica zonas de riesgo y zonas seguras a las cuales acudir en caso de emergencia. Se trabajó con los núcleos familiares por separado para elaborar un plan propio de contingencia que incluyera contactos, puntos de encuentro y mochilas de emergencia. Las familias ahora tienen un panorama más claro de sus condiciones y están listas para actuar en caso de desastre natural. El señor Ignacio Salina dice que están “agradecidos con esta oportunidad de recibir esta capacitación que nos servirá para siempre para nuestro plan de prevención familiar”. “Hay que seguir leyendo el río”, agrega el señor Wilfredo Mitre en la plenaria del intercambio. “Ahora sí ya sabemos cómo ubicar nuestros sitios seguros”, añaden otros participantes.
 

img
 

img


Los resultados de este trabajo fueron compartidos con autoridades locales y con personas de la comunidad vecina Sololoy, también Indígena, durante un evento de intercambio de conocimientos. Ahora que ya se dio el primer paso, son las familias establecidas de manera permanente quienes mantendrán actualizados sus planes de emergencia y podrán compartir  la información sobre gestión de riesgos a nuevas familias que puedan llegar a trabajar en la zona.


El Fondo Guardianes de la Tierra (KOEF por sus siglas en inglés) es un fondo liderado por Indígenas dentro de Cultural Survival, diseñado para apoyar los proyectos de promoción y desarrollo comunitario de los Pueblos Indígenas. Desde 2017, a través de pequeñas subvenciones y asistencia técnica, KOEF ha apoyado 190 proyectos en 37 países por un total de $828,067. KOEF proporciona, en promedio, subvenciones de $5,000 a comunidades, organizaciones y gobiernos tradicionales liderados por Indígenas de base para apoyar sus proyectos de desarrollo autodeterminado basados ​​en sus valores Indígenas. Basados en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Cultural Survival utiliza un enfoque basado en los derechos en nuestras estrategias de concesión de subvenciones para apoyar las soluciones Indígenas de base a través de la distribución equitativa de recursos a las comunidades Indígenas.