Que las montañas se sientan orgullosas al escuchar la radio

October 14, 2021

In English



Por Radio Tosepan Limakxtum
 

Radio Tosepan Limakxtum, es una emisora comunitaria que transmite desde la Sierra Nororiental y Norte de Puebla, Mexico. Durante sus 9 años de vida, ha promovido la revitalización de los idiomas Náhuat y Totonaco, creando espacios de comunicación diferentes e incluyentes. Nos sentimos orgullosos de ser Indígenas y estamos conscientes que a través de nuestra lengua (Náhuat) podemos transmitir nuestra cosmovisión a las siguientes generaciones y que, a través de ella, podemos hacer que florezca nuestra manera de sentir de acuerdo a nuestra forma de vida.
 

Estamos conscientes de que hombres y mujeres tenemos los mismos derechos a disfrutar de nuestras tierras, participar en la gestión de nuestro territorio y juntos, cuidando los valores culturales que nos han sido heredados. La vida comunitaria la llevamos dentro de nosotros y nos da alegría. No podemos vivir sin relacionarnos con quienes viven en los pueblos de nuestro territorio y la radio es el medio que nos une y nos fortalece.
 

Al paso de los años hemos aprendido e identificado algunas carencias que debemos mejorar en nuestros programas para llevar contenido de calidad a la audiencia de la emisora. Al conocer de las subvenciones de Cultural Survival, vimos una oportunidad y empezamos a escribir nuestra propuesta. Nos guiamos primariamente en el desarrollo de una serie de programas enfocados en compartir los conocimientos y saberes del pueblo MACEHUAL  (Náhuat) con la intención de reforzar la memoria y el tejido comunitario, proponiendo trabajar en los siguientes temas: 1) medicina tradicional, 2) Tayolchikawalis y seguridad alimentaria, 3) protección de lugares ancestrales, 4) cuentos y relatos y 5) cuidado del medio ambiente.
 

img


La participación de la comunidad fue relevante al momento de decidir los contenidos, en una asamblea convocada por la radio comunitaria Tosepan Limakxtum consensuamos que el diálogo girara en temas relacionadas con lo que estaban viviendo las comunidades, entre ellos: los proyectos extractivos y el coronavirus. “Asimismo, logramos ubicar conocimientos, acciones y procesos que fortalecerán el tejido comunitario”, señala, Adrián López Angulo, comunicador de la emisora. Pudimos tomar la voz de las comunidades de Tepetzalan, Pepexta, Cuamayco, Cuautamazaco, Tepetitán, así como de los socios de la Unión de Cooperativas Tosepan. El equipo de comunicadoras y comunicadores de la emisora, jóvenes en su mayoría, planearon el proceso de investigación, entrevistas, grabación, edición y transmisión. Luego de recopilar la información, escuchamos detenidamente las historias y reflexiones de las abuelas y abuelos, para convertirlas en pequeños mensajes, programas radiofónicos y videos.
 

La radio es una herramienta importante para informar a las comunidades, señala, Francisco Vázquez Ignacio, uno de los colaboradores de la emisora. ”Me interesé en desarrollar contenido sobre el cuidado de nuestro medio ambiente, al saber que en nuestro territorio se han tenido muchos problemas ambientales, que han llegado muchísimas empresas que quieren extraer los recursos y minerales que tiene nuestra tierra. En el proceso de investigación me acerqué a las organizaciones involucradas en la defensa del territorio, COTI, ALTEPEJPIANI cuidadores de la montaña, además de TOCHAM, la organización de mujeres que trabajan en el cuidado de la madre tierra. Asimismo, miembros de la comunidad y yo, nos dimos cuenta que varios comunitarios no estaban informados sobre lo que pasaba en el territorio y otros señalaron que desde que se suspendieron las asambleas comunitarias, por la llegada de la pandemia del Covid-19, quedaron desactualizadas.
 

Recopilamos, los saberes y conocimientos de las personas de la comunidad sobre la soberanía alimentaria, concluyendo que la siembra orgánica nos garantiza una mejor calidad de vida, al criar nuestros animales y sembrar nuestro maíz y nuestras frutas; a la par, debemos ser agradecidos con nuestra Madre Tierra, porque a veces solo pensamos en producir, pero jamás le damos nada a ella. Estos aprendizajes compartidos por nuestras abuelas y abuelos fortalecen nuestra vida macehual que está llena de riquezas y que no son económicas, pero sí con muchos principios que orientan nuestras vidas en comunidad y en nuestro territorio.

 

Impacto de los programas radiofónicos


Uno de los objetivos que nos planteamos durante la construcción del proyecto, fue, medir el impacto de las producciones en el tejido de las comunidades. Nos dimos a la tarea de preguntarles a nuestros radioescuchas y colaboradores lo que habían sentido/pensado de escuchar los programas. Nos dimos cuenta, con alegría, que valoraban el trabajo de la radio y que el escuchar a una persona cercana hacía que sus conocimientos y saberes fueran relevantes y pertinentes para los contextos que vivimos. Explica, Juan Lino Molina.


“Hola mi nombre es Juan y cuando oí a mi vecino hablando de sana alimentación me sorprendí mucho. Me di cuenta que nosotros como personas de las comunidades tenemos muchos saberes que compartir, a veces porque no estudiamos en una escuela, la gente piensa que no sabemos; platiqué con mis hijas y con ellas pude entender que cuando una persona no tiene un título no significa que no sabe. Nosotros como personas de las comunidades tenemos todo el conocimiento de un biólogo, porque aprendimos de la tierra y nuestros papás nos enseñaron. Creo que la radio es una gran herramienta para seguir guardando nuestras voces...que las montañas se sientan orgullosos de nosotros al poner la radio y escuchar los conocimientos que ellos y nuestros papás nos han enseñado y que resuenan en las comunidades los ríos de voces y de sabiduría”.
 

img


Los programas también fueron de gran ayuda para que las personas perdieran el miedo a decir lo que piensan y compartir lo que han vivido; es decir, lo que saben. Cuando las personas nos escuchamos y reconocemos que nuestra palabra vale para otras personas, sentimos la confianza de seguir compartiendo; de tejer puentes de diálogo con otras personas. Por ejemplo, a Josefina le pasó algo curioso al escucharse: “Mi nombre es Josefina de Jesús Trinidad soy de la comunidad de Zoquita Tepetzalan, tengo la edad de 62 años y cuando escuché el programa donde participé, me sentí bien. Me dio un poco de pena porque jamás me había escuchado, es muy bueno escucharse, como mujer me doy cuenta que… sí tengo mucho que compartir, hay muchas cosas que nos preocupan. Es importante que nuestras tierras no se vendan y que les hablemos a nuestros hijos para que no vayan a cambiar nuestras tierras, montañas, ríos por el dinero”.


Otro de los impactos fue la formación de jóvenes radialistas con los saberes e historias de las personas mayores, entrelazado con la lengua Macehual (Náhuat), que es la forma de mantener con vida los valores y saberes de las comunidades. María Aurora Francisco Ramiro, nos comparte sobre su experiencia, que nos ayuda a visualizar lo anterior:


“A mí me gusta escuchar la radio porque todos hablan en la lengua Náhuat y pasan voces de personas que conozco. Mi hija siempre me manda saludos, ella está en Puebla y cuando escucho que ya me están saludando de parte de ella, pues me emociona saber que mi hija se acuerda de mí estando lejos del pueblo. Ella me contó que en Puebla también escucha la radio, pero a veces se pierde la señal. Por eso todo el día escucho la radio, porque me gusta que hablan en Náhuat.”
 

¡Que las montañas se sientan orgullosas al escuchar la radio! Las nuevas tecnologías nos abren nuevas ventanas de la información que debemos aprovechar para resguardar y fortalecer la memoria comunitaria para así cuidar su territorio; su fuente de vida y sabiduría. Finalmente, queremos agradecer el apoyo de Cultural Survival, sin ellos no hubiera sido posible esta variedad de producciones dentro de las comunidades y dentro del territorio.
 

 

 

Country
Issues