3ra Reelección de Daniel Ortega: Pueblos Indígenas en Nicaragua Exigen Ser Escuchados

December 16, 2016

Pueblos Indígenas en Nicaragua exigen a Daniel Ortega ser escuchados, y que respete los acuerdo Internacionales en materia de Derechos Indígenas

Por Teresita Orozco Mendoza

A tan sólo unos días de que Daniel Ortega vuelva a coronarse Presidente de Nicaragua por tercera vez consecutiva, y esta vez acompañado nada más y nada menos que de su esposa, Rosario Murillo como vicepresidenta, y de quien se piensa y se dice es la que lleva las riendas del poder; recordamos cómo éste líder político del  Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) llegó por primera vez a la presidencia en 1979 luego de apoyar la Revolución Popular en contra de la dictadura Somocista que gobernó este país centroamericano durante 45 años.

Hoy Daniel Ortega es tildado por la oposición y por muchos de los que fueron sus allegados en el FSLN; como “el nuevo dictador”, y se le acusa de irrumpir la Constitución Política que no permitía la reelección, ni el nombramiento de su cónyuge como fórmula presidencial y mucho menos la asignación de cargos de importancia a sus hijos e hijas que hoy funcionan como diplomáticos y asesores de la pareja Presidencial.

“Y es que el pactos realizado con la que fue una de las mayores fuerzas políticas como es el Partido Liberal Constitucionalista-PLC-fue lo que le permitió tener una avasallante plana de diputados a su favor, y con esto han logrado transformar las Leyes y Políticas de Nicaragua a su gusto y antojo; controlando a las y los trabajadores del estado, y al pueblo mediante el clientelismo y el abuso de poder”, destaca Marcos Carmona, Asesor Jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos. 

Ortega y su relación con las comunidades Indígenas

 

En Nicaragua encontramos siete Etnias Indígenas. En el Pacífico Centro y Norte, están los Chorotega, Matagalpa, Sutiaba y Náhuatl mientras en el atlántico identificamos a los Miskitu, Sumu-Mayangna y Rama.

Una carta a favor del presidente Ortega en materia de Derechos Indígenas se jugó al iniciar su mandato en 2007, año en el que Nicaragua votó a favor de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, y en 2010 ratificó el Convenio 169 de la OIT. “Sin embargo muchos de estos han quedado en papel mojado”, destaca la líder Indígena Lottie Cunningham.

Cabe destacar que a pesar de provenir de territorio Chorotega (Chontales) el mandatario no se identifica como Indígena y tampoco ha mostrado mayor interés de escuchar las demandas de las comunidades Indígenas en Nicaragua, “es más nunca durante estos casi 10 años de mandato ha tenido una reunión con autoridades Indígenas que sí han demandado ser escuchados”, informa Cunningham.

Es importante mencionar cómo inició el acercamiento entre el líder de las cuatro letras y algunas comunidades Indígenas del Atlántico de Nicaragua quienes en su primer mandato se  resistían a reconocerlo como su máxima autoridad y es por eso que luego que tomó el poder, debió afrontar un frente armado el que fue apoyado por los Estados Unidos y en  el que participaron los pueblos Indígenas de la Costa Atlántica, principalmente la etnia Miskitu.

Para acabar con la resistencia Indígena en el año 87 el FSLN crea las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur (RAAN/RAAS), basadas en una Nueva Constitución Política y un Estatuto de Autonomía (la Ley 28), donde además estaba infiltrada su forma de gobierno.

En las Regiones Autónomas de Nicaragua durante los últimos años, han sido particularmente importantes las discusiones sobre, la invasión de colonos (la llegada de personas no indígenas a tierras indígenas), la construcción del Canal Interoceánico sin el consentimiento libre e informado de los Pueblos Indígenas que serían afectado como es el caso de la etnia Rama, el despojo del escaño en la Asamblea Nacional del diputado Brooklyn Rivera, uno de los líderes indígena más visibles de Nicaragua desde hace varias décadas, y quien fue acusó de ventas ilegales de tierras Indígenas como pretexto para retirarlo de su cargo.

Rivera retorna a la asamblea

Luego de una duplicación de votos en la costa Caribe, lo que pretendía impedir que el líder Indígena regresara a la Asamblea Nacional, las y los simpatizantes del partido Indígena Yatama realizaron demandas acompañadas de hechos violentos que reclamaban el respeto del voto popular, a partir de la presión ciudadana se decidió respetar la diputación de Brooklyn Rivera y este en el 2017 regresará su escaño.

“Mi expulsión de la asamblea la utilizaron como una mampara, claro, ese señalamiento del cual se me acusó estaba sin fundamento legal. Ahora que salgo reelecto para la Asamblea con los propios votos del Pueblo Indígena, ahí me reivindican todo mi prestigio. Vamos a estar en la Asamblea siguiendo la lucha en defensa de los pueblos”, destacó.

“La única forma en Nicaragua de acceder al poder es a través del sistema electoral y  los partidos políticos. En las elecciones tenemos que participar y ganar cuotas de poder dar respuesta a las demandas de la población de forma contraria tendríamos que andar mendigando, rogando al capricho y a la voluntad arbitraria de los gobiernos y los partidos y así no podríamos avanzar en la lucha”, compartió el líder Indígenas quien destacó que Yatama es un movimiento Indígena no político pero que en momentos de elecciones optan a la lucha política para poder conseguir el buen vivir de los pueblos. 

Invasión de colonos, Intereses del partido de Gobierno?

Cabe destacar, las mayores riquezas naturales se encuentran en territorios Indígenas como es el caso de la reserva natural Bosawás, la que se considerada el pulmón de Centroamérica y la que desde hace varios años está siendo desbastada de forma indiscriminada frente a la vista y paciencia de autoridades de gobierno de quienes también se señala están siendo beneficiados económicamente.

“Nosotros como Consejo de Anciano no estamos en contra de ningún gobierno y de ningún  político, sólo queremos que respeten la Ley. Somos humanos igual que el resto no indígena pero tenemos nuestra propia forma de vida,  y nuestra manera de ver las cosas, somos dueño de la tierra y queremos que respeten eso y hasta ahora por no respetar nuestro Derechos Indígenas hay guerra entre colonos y nuestro pueblo y esto es algo que el gobierno no lo tiene en su mente”, puntualizó Williston Salinas Francis, miembro del consejo de anciano del Pueblo Miskitu 

Por su parte Simeón Rocha, del consejo de Anciano del pueblo Miskitu enfatiza que “el que vende tierra de las comunidades Indígenas, el que destruye el ecosistema, el que contamina el medio ambiente, está jugando con el estómago y la vida misma de las comunidades Indígenas, y ése debe estar preso. Eso no lo está haciendo el gobierno y por qué crees que no los manda a la cárcel, pues porque hay gente del partido del FSLN involucrada”, destacó

Y agregó que el gobierno creó un Batallón Ecológico donde participa el Ejército de Nicaragua “pero este no es más que un mecanismo para proteger sus  propios intereses, proteger los destructores del medio ambiente como es Alba Forestal, una empresa de extracción de madera preciosa que está siendo exportada del pulmón de Centroamérica-Bosawás”, resaltó.

Las palabras de Rocha Castillo se complementan con declaraciones de Marcos Hoppington, de la Comisión Nacional de Demarcación y Titulación quién hace unos meses manifestó al diario de circulación nacional “La Prensa”, que a los líderes indígenas les cuesta obtener un permiso para aprovechar la madera de Bosawás, pero si un maderero presenta una carta de Alba Forestal, las instancias gubernamentales le extienden un "permiso expedito".

Pueblos  Indígenas del Pacífico Centro y Norte (PCN), en total invisibilización.

Declaraciones de Edwin Castro jefe de bancada del partido de gobierno quien destacó que los pueblos Indígenas  del PCN son una “utopía”, sobre esto Hernández destaca que “las declaraciones de Castro, demuestra la falta de respeto y desprecio hacia los pueblos Indígenas, de ahí una opinión general de lo que el gobierno hace y siente por nosotros”, comparte.

Si bien es cierto ha habido algunos progresos como es que comunidades Chorotega han avanzado en la protección de su territorio ancestral pero todo se resume en acuerdos e incumplimientos destaca Humberto Hernández, nos cuenta que en Jinotega no se mueve nada sin que antes cuenten con “la bendición de los de arriba”, causando retardación de Justicia. 

“Nuestro Pueblo Indígena ha hecho solicitudes de audiencias al Estado por el no pago del canon de arriendo del territorio que ocupa el lago de Apanás y no ha habido respuesta, esto es una clara demostración de violación a nuestra autoridad por otro lado ocupan testaferros para hacerse dueños de nuestros territorios a sabiendas que no pueden hacer compras con escrituras forzadas y de esto el gobierno no se ocupa”, puntualizó. 

La abstención como acción de desobediencia civil

La líder Indígena Miskitu, Lottie Cunningham nos explica sus razones por las que no participó en el proceso electoral el pasado 6 de noviembre. “Personalmente no fui a votar y esto como acción de desobediencia civil porque el estado de Nicaragua no ha estado cumpliendo con los compromisos internacionales que garantizan el respeto de los Derechos de los Pueblos Indígenas, por otro lado no creemos en el Consejo Supremo Electoral que ha contribuido a la perpetuación del poder al Frente Sandinista, haciendo favores como por ejemplo este poder del estado no entregó cédula a los indígenas que no son afines al partido de gobierno entre otras cosas”, enfatizó.

Otro que no participó del proceso es Humberto Hernández, líder Chorotega y presidente del Consejo del Pueblo Indígena de Jinotega quien destaca que “es de patriotas y de buenos hijos de la tierra rechazar eminentemente la reelección de una persona por tercera vez consecutiva. En Nicaragua hay hombres y mujeres capaces de dirigir los destinos de nuestra patria y no solo un hombre que ha conseguido un clientelismo político a costas de la miseria y el hambre del pueblo y como si fueran favores los pocos beneficios que un sector de la población recibido han sido productos del endeudamiento del país y los impuestos del pueblo.

 

Photo por Joe Townsend.