Pasar al contenido principal
Diciembre 1, 2022

A más de dos años de la desaparición de Garífunas continúa la impunidad

El domingo 19 de julio de 2020 cinco hombres, incluyendo cuatro Garífunas, fueron sacados a punta de pistola de sus casas en la comunidad de Triunfo de la Cruz, Honduras, por hombres no identificados vestidos con uniformes de la Dirección Policial de Investigación de Honduras. Los desaparecidos son Alberth Snider Centeno Thomas, Milton Joel Martínez Álvarez, Suami Aparicio Mejía, Junior Rafael Juarez Mejia y Gerardo Misael Trochez. Han pasado más de dos años y aún no hay noticias de su paradero. 

Alberth Snider Centeno era el primer presidente joven del Patronato de la comunidad y miembro de la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH). Los otros hombres desaparecidos también eran activistas defensores de la vida y el territorio de su comunidad. Su activismo se centraba sobre todo en la recuperación de las tierras de su comunidad, amenazadas por empresas del sector turístico y de plantación de palma africana, y en el impulso del cumplimiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Albert Snider Centeno también había promovido la reapertura de la radio comunitaria para ayudar en la difusión de noticias relevantes sobre el Pueblo Garífuna. 

La comunidad Garífuna de Triunfo de la Cruz cuenta con medidas cautelares por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos desde el 2006 y con una decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos del año 2015 en la que se exigió al estado hondureño reparaciones al Pueblo Garífuna y restitución de sus tierras. Ninguna de estas medidas consiguió evitar este brutal ataque contra miembros de su comunidad ni la falta de justicia que le siguió. Miembros de la OFRANEH insisten en que estas desapariciones forman parte de una persecución sistemática del Pueblo Garífuna que sigue ocurriendo a día de hoy y siguen exigiendo justicia dos años y cuatro meses después. 

En febrero de 2021 se creó un comité para la investigación y la búsqueda de los compañeros desaparecidos en Triunfo de la Cruz llamado “SUNLA” (“Basta ya” en garífuna, Comité Garífuna de Investigación y Búsqueda de los Desaparecidos de Triunfo de la Cruz). Este comité es autogestionado por el Pueblo Garífuna y surge en respuesta a la total desconfianza en las instituciones encargadas de esclarecer este crimen como el Ministerio Público. Su objetivo es encontrar a los cuatro compañeros e identificar a los responsables para que respondan ante la ley. 

En julio de 2021, a un año de su desaparición, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas de Derechos Humanos (OACNUDH) instó a Honduras a "redoblar esfuerzos para la búsqueda con vida de los cinco desaparecidos y el esclarecimiento de los hechos, a través de investigaciones eficaces que resulten en la sanción de todas las personas responsables". Más de doscientas organizaciones de América y Europa exigieron la incorporación de SUNLA en las labores de investigación. En octubre de 2022, más de ochenta organizaciones también se sumaron a estas exigencias en una carta al Poder Judicial y al Ministerio Público de Honduras donde denunciaron la persecución sistemática a través de investigaciones penales en contra de la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) y el Comité Garífuna de Investigación y Búsqueda de los Desaparecidos (SUNLA). 

El contexto de Honduras ha cambiado desde que se perpetraron estas desapariciones. En enero de 2022 tomó posesión el nuevo gobierno de Xiomara Castro. El Pueblo Garífuna aún no confía en las autoridades pero está tratando de sacar provecho a los potenciales espacios de cambio. La OFRANEH sigue exigiendo al gobierno que integre al comité de investigación SUNLA en mecanismos estatales de desapariciones forzadas y que se cree una Fiscalía Especial contra la Desaparición Forzada. Además, exigen que los planes de búsqueda sean fundamentados en los Principios Rectores de Búsqueda de Personas Desaparecidas de la ONU.

En abril de 2022 se derogó la ley que implementó las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico , áreas donde las empresas privadas tienen privilegios en materia judicial, policial y tributaria y pueden crecer sin límites, violando de esta manera el Consentimiento Libre, Previo e Informado al cual tienen derecho los Pueblos Indígenas. Muchas de estas zonas están en territorio Garífuna con lo cual esta medida podría ser una buena noticia para las comunidades Indígenas de Honduras. Sin embargo, para llevar a cabo esta derogación será necesaria la ratificación de la misma en la siguiente legislatura que tendrá lugar en 2023.

César Benedith, miembro de la OFRANEH y líder comunitario que ocupó el cargo de presidente del Patronato tras la desaparición de Alberth Snider, declara que desde la desaparición de sus compañeros no se han reducido las amenazas ni la judicialización de líderes y lideresas comunitarios. El Ministerio Público de Honduras, liderado por Óscar Chinchilla, sigue llevando a cabo una campaña de “lawfare” o instrumentalización de la justicia con fines políticos contra miembros de la OFRANEH y de SUNLA como Miriam Miranda y Edy Tábora. Este mismo ministerio es el encargado de investigar las desapariciones forzadas y la entidad responsable de dar respuestas a las familias y las comunidades. Sin embargo, a pesar de las múltiples visitas a sus oficinas por parte de la OFRANEH para exigir justicia por este caso, la institución sigue sin dar muestras de avances y su actuar sigue más la línea de criminalizar que de proteger. Además, a raíz de la desaparición de los cuatro compañeros, existe mucho miedo por parte de los y las jóvenes garífunas de la comunidad Triunfo de la Cruz a participar plenamente en algunos espacios. 

Bajo el mandato del nuevo gobierno, las comunidades Garífunas esperan que se implemente la sentencia de la Corte y que se haga justicia dando con el paradero de los cuatro jóvenes desaparecidos. No obstante, sin ninguna noticia hasta el momento, siguen en pie de lucha en la búsqueda de sus compañeros y no aceptarán la impunidad por respuesta.

Cultural Survival ha realizado algunas recomendaciones al Estado de Honduras en el pasado en varios de sus informes para el mecanismo del Examen Periódico Universal siendo las más relevantes para este caso: 

  • Investigar y ofrecer justicia a cada caso de asesinato político contra personas defensoras de derechos humanos (2019)  
  • Investigar y ofrecer justicia a los perpetradores de asesinatos y ataques a personas Indígenas y su propiedad (2014)
  • Cesar la violencia promovida por el Estado, en particular tomando medidas eficientes que aseguren investigaciones integrales y el enjuiciamiento de presuntos criminales dentro de la policía y las fuerzas de seguridad (2014) 

Cultural Survival se une al llamado al gobierno de Honduras de: 

  • Integrar al comité de investigación SUNLA en mecanismos estatales de desapariciones forzadas y crear una Fiscalía Especial contra la Desaparición Forzada.
  • Cesar la criminalización y campaña de desprestigio contra miembros de la OFRANEH y de SUNLA.
  • Llevar a cabo las debidas investigaciones para dar con el paradero de los cuatro Garífunas desaparecidos y llevar ante la justicia a los responsables tanto materiales como intelectuales. 
  • Fundamentar los planes de búsqueda en los Principios Rectores de Búsqueda de Personas Desaparecidas de la ONU.
  • Materializar la plena implementación de la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en cuanto a la reparación y restitución de tierras al Pueblo Garífuna. 


 

Foto por Mongabay/ OFRANEH.