Mujeres Indígenas en Ascenso: Marcha de mujeres en Washington

Author

El 21 de enero de 2017, medio millón de personas, predominantemente mujeres, salieron a las calles en casi todas las ciudades de los EE.UU., y otras ciudades más en todo el mundo para la histórica Marcha de la Mujer. Vinieron a protestar sobre la nueva administración de Trump y su guerra contra los derechos de las mujeres, el medio ambiente, las minorías, la libertad de religión y la libertad de expresión, entre otros.

Para mí personalmente, la Marcha en Washington se enfocó en las mujeres reunidas frente al Museo Nacional Indígena como parte del Movimiento de Mujeres Indígenas en Ascenso. Desde temprano en la mañana, las mujeres indígenas formaron un círculo, rezaron juntas, se pintaron, bailaron, repartieron bufandas y carteles turquesa, hablaron, compartieron historias, e informaron a la creciente multitud reunida, sobre temas relacionados con las mujeres nativas americanas en los Estados Unidos y con los pueblos nativos de América en general. Varias mujeres usaron bufandas de seda turquesa diseñadas especialmente para la marcha por la diseñadora de modas Bethany Yellowtail (Crow/Northern Cheyenne). Muchos participantes hablaron del sentido de inspiración que sentían al poder expresar su opinión en un gran grupo que tuviera puntos de vista similares dentro del ámbito de las mujeres indígenas. Uno de los participantes nos recordó que "un ataque contra nuestras tierras es un ataque contra los cuerpos de las mujeres", refiriéndose tanto a las históricas como a las nuevas políticas que están siendo elaboradas por la administración Trump.

Por supuesto, los puntos de vista de los manifestantes eran tan diversos como las propias mujeres. La mariscal D. Ani Begay (Navajo) dice, "decidí marchar para denunciar la retórica racista que ha sido arrojada desde los labios de la persona que algunos llaman  nuestro Presidente. Es vergonzoso, absurdo y está un paso atrás de lo lejos que hemos progresado. Marcho por mis derechos no sólo como mujer, sino también por los derechos indígenas. Es preocupante que Trump afirme que el cambio climático es un engaño. También es aterrador que quiera privatizar las reservas cuando la lógica es tan clara con el nuevo jefe de la EPA, Scott Pruitt, quien dice que tenemos que valorar los recursos no explotados. No tienen nada que ver con la santidad de la tierra. Se trata sólo de billetes de dólar para ellos. Marché por nuestra madre tierra, por los tratados nativos, la soberanía y los derechos. Marché por mis hijos y por las siguientes siete generaciones".

Chrissie Castro (Navajo), de Native Voice Network y Advance Native Political Leadership, dio sus propias razones para participar: "Las tribus y comunidades indígenas estadounidenses corren el riesgo de perder las ganancias y avances en cuanto los derechos para los nativos americanos alcanzados durante las últimas décadas. Una lista corta de los derechos y las políticas en riesgo incluyen la Ley de Mejora del Cuidado de la Salud Indígena, la Ley de Bienestar de la Infancia Indígena, la Ley de Violencia contra las Mujeres, la Ley de Libertad Religiosa Indígena, la protección de los sitios sagrados y la lucha continua por la protección de nuestra tierra, el aire y el agua. Por estas razones y más, consideramos crítico que el liderazgo de las Mujeres Indígenas se ocupe proactivamente de lo que estas políticas significan para nosotros, nuestros niños y nuestras comunidades. También creíamos que necesitábamos ganar visibilidad y contrarrestar el continuo borrado e invisibilidad de nuestros pueblos”.

A la izquierda: Antes de la Marcha de Mujeres en Washington, mujeres indígenas de todo el país se reunieron frente al Museo Nacional de Indígenas Americanos como parte del Movimiento de Mujeres Indígenas. Foto de Jamie Malcolm-Brown. Derecha: En Boston, el contingente #BosIndig fue clave en la Marcha de la Mujer para América.

El círculo, organizado por el colectivo Mujeres Indígenas en Ascenso, se llevó a cabo en asociación con Liderazgo Político Nativo Avanzado, Nativos Americanos en Filantropía,  Red de la Voz Nativa, Voces Nativas en Ascenso, Centro Nacional de Recursos de Mujeres Indígenas, Oportunidades para Indígenas Americanos, Red Ambiental de Indígenas, Ultra Violeta, Red Continental de Mujeres Indígenas en Norteamérica y la Región Americana, y organizado por Castro, Jennifer Fairbanks, Sarah Eagle Heart, Deborah Parker, Kandi Mossett, Rosalee González y Casey Camp , entre muchos otros.

Las mujeres indígenas estuvieron presentes en la resistencia en todo el país, afirmando que todavía estamos aquí y luchamos por nuestros derechos. Muchas ciudades invitaron a mujeres nativas a formar parte de los programas oficiales. En Washington, D.C., Judith LeBlanc, directora de la Alianza Nativa de Organizaciones, y LaDonna Harris, presidenta de Oportunidades para Indígenas Americanos, hablaron en la manifestación principal mientras cantaba Jennifer Elizabeth Kreisberg de Ulali, en un trío de acapellas de las Primeras Naciones. En Boston, los organizadores invitaron a Claudia Fox Tree (Arawak/Yurumein) a hablar y su hija, Savannah Fox Tree McGrath, cantó Amazing Grace en Cherokee.

Reflexionando sobre la experiencia, Castro recuerda: "Las Mujeres Indígenas en Ascenso marcharon con cientos de miles de mujeres, hombres y niños para defender la justicia, en Washington, DC. Cuando nos abrimos paso entre la multitud, empezamos a cantar la canción guerrera de las mujeres, que trata de la fuerza, la determinación y el amor por nuestro pueblo. A medida que avanzábamos por la avenida Constitución, nos enfrentamos a multitudes espesas. Hubo algunas veces en que la multitud instintivamente se abrió para abrirnos camino, preguntándonos: "¿Están dirigiendo la marcha?". La gente aplaudía, muchos tenían lágrimas, otros cantaban con nosotros. Fue un raro momento de visibilidad de nuestras hermanas y aliados, para ser visto por lo que somos, la medicina que traemos, y los antepasados que estaban caminando con nosotros. Marchamos con dignidad, sabiendo que estamos protegiendo a la Madre Tierra, a nuestras comunidades y a nuestros pueblos. Le estábamos diciendo al mundo: Existimos, resistimos, nos levantamos".

También marchamos para llamar la atención sobre las desigualdades que enfrentamos. Como personas nativas en los Estados Unidos, experimentamos crímenes violentos a tasas mucho mayores que la población general. Somos tres veces más propensos a ser asesinados por la policía que los estadounidenses blancos. Cuatro de cada cinco mujeres nativas americanas experimentarán violencia en su vida, y la mayor parte del tiempo, estos actos de violencia son cometidos por hombres no nativos. Más del 26 por ciento de los nativos viven en pobreza, en comparación con el 13 por ciento de la población en general.

Bree Herne (Akwesasne Mohawk), organizador del contingente indígena de Boston, en una declaración, recordó a la gente que "como mujeres nativas, somos canarios en una mina de carbón cuando se trata de las injusticias que ocurren aquí en la isla Tortuga”. Es importante reconocer que las mujeres indígenas han sido las raíces de este movimiento desde el principio.

La Convención de las Cataratas del Seneca fue la primera convención de los derechos de las mujeres de los Estados Unidos y declaró que las mujeres iroquesas podían ser parejas en igualdad a los hombres, al igual que las mujeres blancas. Los sufragistas en 1848 miraban a las mujeres iroquesas como una inspiración en la búsqueda de los derechos de las mujeres. Elizabeth Cady Stanton y Matilda Joslyn Gage, ambas líderes en el movimiento de los derechos de las mujeres en Estados Unidos, describieron específicamente que "los mayores derechos de las mujeres iroquesas prueba que la posición subordinada de las mujeres blancas no es natural ni divinamente inspirada".

Después de la reunión de la mañana frente al museo, el grupo se unió con los otros miles de manifestantes que llevaban dos pancartas coloridas, "Los Pueblos Indígenas Existen/ Resisten/Ascienden" y "Mujeres Indígenas que Ascienden". La marcha fue electrizante y Mujeres Indígenas que Ascienden organizó una reunión de seguimiento al día siguiente con más de 50 mujeres indígenas en Washington, DC, para hablar sobre lo que está en juego de nuestras comunidades con esta nueva era política. Comenzamos a trabajar en una plataforma de mujeres indígenas, hablamos de acciones colectivas y fomentamos la solidaridad entre comunidades. Según Castro, hay un plan "para continuar construyendo una red de mujeres indígenas en todo el país para poder organizarse y resistir esta administración".

Otros participantes hablaron de implementar los objetivos de la marcha haciendo llamadas diarias a los senadores y representantes para proteger las libertades civiles, junto con las necesidades de cambio a la nueva administración con respecto a temas nativos como soberanía tribal, la autodeterminación, la representación, la educación, la violencia contra las mujeres, la violencia contra la tierra, la solidaridad con todos los grupos marginados, la protección de los territorios indígenas, las industrias extractivas, la soberanía alimentaria, el agua y la protección de los sitios sagrados. Como mujeres indígenas, nos levantamos, nos resistimos y trabajamos para el cumplimiento de nuestros derechos inherentes.

Phoebe Farris, Ph.D. (Powhatan-Pamunkey) está contribuyendo como editora de arte para la CSQ. Ella es profesora emérita de la Universidad de Purdue y actualmente está enseñando en la Escuela Corcoran de Artes y Diseño en la Universidad George Washington.

Manténgase conectado con Mujeres Indígenas en Ascenso 

Síguenos en Twitter e Instagram

@indigwomenrise o en Facebook

(Facebook.com/Indigenouswomen)

CSQ Issue: