LO DESTACADO DE LA JUNTA BUSCANDO JUSTICIA PARA LOS PUEBLOS INDIGENAS

Cultural Survivial se complace en presentar a nuestro nuevo miembro, Carla Fredericks (Naciones Mandan, Hidatsa y Arikara). Fredericks es directora de la Clínica de Leyes Indígenas Estadounidenses en la Escuela de Derecho de la Universidad de Colorado y directora de First Peoples Worldwide, un programa con la Escuela de Negocios Leeds de la Universidad de Colorado. Se graduó de la Escuela de Leyes de la Universidad de Colorado y de Columbia.

A la edad de siete años, la familia de Fredericks se mudó de un suburbio próspero de Washington, D.C. a la Reserva Pine Ridge en el noroeste de Dakota del Norte. "Esa fue una gran llamada de atención y un choque cultural", recuerda. “Fuimos a la escuela Red Cloud Indian School (Escuela Indígena Nube Roja). Vivíamos en una casa de vivienda de dos dormitorios con pista de HUD (Vivienda y Desarrollo Urbano por sus siglas en inglés).
Desde entonces, entendí mi indigeneidad y mis obligaciones con mi propia gente. En la universidad, tomé todas las clases sobre nativos americanos que estaban disponibles. Fui a la facultad de derecho con ganas de trabajar en la repatriación, porque era entonces cuando se había aprobado la Ley de Protección y Repatriación de Tumbas de los Nativos Americanos. Terminé siendo arrastrado a un litigio de interés público.


Hoy, Fredericks sirve como asesora legal del bufete de abogados de los nativos americanos Fredericks, Peebles y Morgan LLP. Es presidenta de la Junta de Síndicos de Mashantucket Pequot (Occidentales) Endowment Trust, y es miembro fundador de Unreserved, Alianza de Arte y Moda de los Nativos Americanos. Reflexionando sobre su
trabajo cotidiano, dice: "Lo bueno de dirigir la Clínica de Derecho Indígena Estadounidense en la Escuela de la Universidad de Colorado y luego dirigir First Peoples Worldwide es que podemos movilizar a los estudiantes como parte de su experiencia educativa junto a las comunidades para tratar de efectuar cambios sociales para los
Pueblos Indígenas y la protección de sus derechos".
 

 

carla
Carla Fredericks (centro) con la ex directora ejecutiva de Cultural Survival Suzanne Benally (Santa Clara Tewa / Navajo) y la relatora especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz (Igorot).
 

El movimiento que fue creado en oposición al Oleoducto Keystone, que se conoció como Standing Rock, fue un momento clave para los derechos Indígenas. "Aún estamos experimentando ese momento; no ha terminado. Los Pueblos Indígenas están expresando sus derechos de una manera muy diferente que en el pasado. Este
resurgimiento de la autodeterminación Indígena y la autoexpresión está ocurriendo en tiempo real en este momento. Tiene que haber un proceso de descolonización porque todo el sistema con el que los Pueblos Indígenas se deben comprometer para que sus derechos sean protegidos, es un sistema construido en contra de sus mejores intereses.


Los partidos estatales y las entidades externas deben respetar los derechos Indígenas, pero también deben mirar internamente para ver cómo sus instituciones y organizaciones se construyeron sobre el irrespeto a los derechos Indígenas, por lo que debe haber un desmantelamiento de esos procesos", dice Fredericks, y agrega: "Estoy alentada por los jóvenes y activistas Indígenas que están dispuestos a reconstruir las instituciones de una manera muy diferente a la de mi generación, donde acabamos de aceptar las realidades institucionales. Ellos están mucho más dispuestos a cambiar las cosas y separarlas. Es muy necesario".


La Clínica de Derecho Indígena Estadounidense es una de las clínicas de abogados más antiguas del país. Además del profundo compromiso de la clínica con Standing Rock, Fredericks dice que la institución ha trabajado con varias tribus en problemas de trata de personas relacionadas con el desarrollo de combustibles fósiles en sus reservas. También está ayudando a activistas en Hawái en el caso de Mauna Kea (donde los protectores Indígenas protestan por la construcción del telescopio de treinta metros en una montaña sagrada) y al pueblo Gwich en cuanto a la perforación en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico. "Que se nos haya confiado ese trabajo y que tengamos estudiantes comprometidos en ese trabajo ha sido increíblemente significativo y una lección de vida
para todos nosotros”, dice ella.


First Peoples Worldwide se centra en la interacción de los Pueblos Indígenas con los intereses comerciales, para evitar daños y para movilizar a las comunidades Indígenas hacia el desarrollo de sus economías, conseguir acceso a capital y desarrollar sus recursos a su propia manera. “Estamos en una conversación profunda con las
comunidades sobre cómo comprometerse con las empresas, y brindamos manuales a las comunidades y empresas para obtener el Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI). Nuestro nuevo esfuerzo es modelar un fondo de capital privado específico para el desarrollo tribal de energía renovable. Estamos creando un vehículo para que inversores de impacto social proporcionen capital a los proyectos tribales para desarrollar recursos de energía renovable de manera sostenible”, explica.


A través de la Clínica, Fredericks se ha asociado ampliamente con Cultural Survival a lo largo de los años para informar a las Naciones Unidas sobre derechos humanos. En su más reciente cargo como miembro de la junta, ella dice: "Estoy emocionada de unirme a la junta porque tengo un respeto muy profundo por la organización después de trabajar con todos ustedes por muchos años. Quiero encontrar formas de apoyar a la organización
para que sea tan fuerte como sea posible, encontrar el potencial para una colaboración significativa y filantrópica, y hacer que Cultural Survival realmente emerja como el líder en este espacio.”

Todas las fotos son cortesía de Carla Fredericks.

CSQ Disclaimer

Our website houses close to five decades of content and publishing. Any content older than 10 years is archival and Cultural Survival does not necessarily agree with the content and word choice today.

CSQ Issue: