El océano es vida

Norton Dowries (Langebaan), Cabo Occidental, Sudáfrica

Nací y me crié en Langebaan, en el área donde ahora están los restaurantes. Mi lugar de nacimiento es donde ahora frecuentan los turistas, y esto es algo que me molesta. Pertenezco a una organización llamada Coastal Links, y otra organización llamada Masifundise. Estas organizaciones son las que nos enseñaron a cómo seguir ganándonos la vida como pescadores.

El océano, así como la laguna donde vivimos, es muy importante para nosotros porque es nuestra existencia, somos nosotros. Pero debido a las leyes, es casi imposible para nosotros ejercer nuestra existencia. Son nuestros derechos consuetudinarios, es nuestra cultura, e incluso nuestro lenguaje. Un pescador es aquel que sale de la casa todos los días para poder alimentar a su familia. En el pasado, si mi padre no iba a la mar y nuestro vecino se iba, también proporcionaba pescado a nuestra casa, y viceversa. Así es como vivíamos, incluso antes del apartheid. Cuando entró el apartheid, todos estábamos divididos.

Otras amenazas que enfrentamos, incluyen a los oficiales de control de pesca; es decir, la policía de pesca. El territorio de pesca también ha sido dividido en tres categorías, siendo A, B y C; B es nuestra zona de pesca habitual, lo que se nos ha sido asignado. C ha sido asignado a pescadores "deportivos".

Ahora hemos ganado un caso judicial que aumenta nuestra área de pesca, pero las autoridades todavía lo monitorean constantemente. El caso judicial incluyó llevar al departamento gubernamental respectivo ante los tribunales, lo cual ganamos.

El desarrollo en el área parece estar en auge, los centros vacacionales están creciendo, y esto tiene un impacto en los peces. Por lo que puedo ver, el nivel del mar está aumentando. Durante todos los años de mi vida que he pasado en Langebaan, nunca había visto algo como esto: algunos años atrás hubo lo que yo llamaría un mini tsunami que causó un desastre. Ello tuvo un gran impacto en nosotros, y el ministro tuvo que venir a restaurar el daño para que pudiéramos seguir pescando.

El cambio climático es una realidad y tenemos que enfrentarlo. Asistí a la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, así como a la COP 17. Estamos en la COP 23 ahora, y todavía no hay soluciones tangibles para el cambio climático. Necesitamos evitar la fuerza de la destrucción sobre nuestros peces; necesitamos tener el control de eso. Tiene que haber co- gestión y respeto mutuo por parte de todos los que usan la fuente. Los turistas y los pescadores tradicionales deben respetar el océano.

CSQ Issue: