DE LA TIERRA AL CIELO: Reparando el círculo de nuestros sistemas alimentarios nativos

En un albergue de aprendizaje durante el otoño, en la costa de Miwok, Territorio de Pomo Sur, el Anciano Leroy Little Bear (Blackfeet) compartió con nosotros una gran enseñanza sobre como los Pueblos Nativos, “encontramos nuestra resiliencia cultural en la medicina de la tierra”. Como organización intertribal liderada por Indígenas que da mucha importancia a su tierra, la conservación cultural se toma en serio esta enseñanza. Es un recordatorio de que cuando las cosas se ponen difíciles, podemos recurrir a las medicinas de la tierra para fortalecernos, y en tiempos de enfermedad o hambre, son nuestra bendición. La comida es medicina. Entonces, ¿cómo podemos nosotros, las comunidades nativas, cultivar mejor las medicinas que nos brinda la tierra y honrar la resistencia de nuestras culturas?


Aquí, en el Territorio de la Costa Miwok, en las laderas del Monte Tamalpais, a mediados del verano, aparecen muchas medicinas: nueces de laurel, bellotas, moras, manzanita y madroñas, que están madurando en los largos días de calor del verano. Nosotros reconocemos los alimentos nativos de esta tierra, ya que los Primeros Pueblos atesoran relaciones milenarias con estas familias de vegetales y animales, que se cosechan como alimento, medicina, artesanía, herramientas e históricamente han supuesto la mayor parte de sus materiales. Mientras que en la Costa de Miwok y en el Sur de Pomo (representados por la nación soberana de los Indios Federados de Graton Rancheria) tienen derecho a cosechar y utilizar estos medicamentos, muchos de estos alimentos nativos están en propiedad privada o áreas protegidas donde cosechar está fuera de los límites de la ley.


Gracias al movimiento Indígena global, las luchas y victorias nacionales como Standing Rock, el Tratado de Buffalo, el reciente reconocimiento de los derechos territoriales de Muscogee Creek en Oklahoma, los cambios de nombre de las mascotas y el Movimiento de las Vidas Negras (por nombrar algunos), hay una creciente conciencia en la sociedad en general sobre la importancia de respetar la soberanía de los Nativos Americanos y sus tierras.  Para los Pueblos Indígenas de todo el mundo, el derecho a nuestras tierras y alimentos es primordial. La soberanía alimentaria es política, cultural, nutricional y cosmológica. Se trata de honrar los alimentos Indígenas que nos dan vida, ya sean plantas, animales, hongos, sal u otros regalos de la tierra que florecen en nuestros lugares. Como hemos aprendido de los familiares David y Wendy Bray (Seneca), los Haudenosaunee llaman a estos alimentos "nuestro sustento de vida". Cultural Conservancy ha estado apoyando y abogando por la Soberanía Alimentaria desde que apoyamos la restauración de un Jardín de la Victoria en el Parque Nacional Presidio con semillas nativas a fines de la década de 1990, seguido de nuestra participación con una delegación histórica de Nativos Americanos en Slow Food Tierra Madre en 2006 y con muestras de jardines urbanos, talleres y demostraciones culturales con comunidades indígenas inter-tribales y a nivel global durante los últimos 25 años. Cultural Conservancy apoya la soberanía alimentaria Indígena a través de granjas locales, un programa en pleno auge de vías alimentarias nativas, redes nacionales e internacionales, una serie de podcasts y subvenciones a nivel global. Nuestro compromiso a largo plazo es reparar el círculo de la salud y el bienestar Indígena a través de la revitalización de la agricultura y las formas de alimentación Nativa, desde la semilla hasta el plato, desde la tierra hasta el cielo, desde la canción hasta la receta y desde los antepasados hasta las generaciones futuras.



planting

Planting Coastal Live Oak acorns with Mauricio. Photo by Mateo Hinojosa.

Granjas locales
Hoy, estamos agradecidos de ser socios de la Granja y Jardín Orgánica de Indian Valley en el Colegio de Marin en Novato, California, donde hemos cultivado una gran variedad de alimentos nativos heredados desde 2012. En un principio, Wendy Johnson, una agricultora y educadora Zen, nos invitó a ser en socios agrícolas. Tomamos esta invitación como un ejemplo importante del tipo de trabajo de rematriación de tierras que debería realizarse más: una finca administrada por no Indígenas que impulsa compartir el espacio y proporcionar tierras fértiles para el trabajo en pro de la soberanía alimentaria Nativa. En menos de medio acre, cultivamos alimentos y medicinas nativas, guardamos como reliquias semillas poco comunes y revitalizamos plantas nativas de California; mejorando el acceso de las comunidades Nativas locales a la tierra, los alimentos y las semillas que fomentan conexiones más profundas con las tradiciones culturales.


Desde historias de origen hasta historias familiares, cada semilla resilente que cultivamos en la granja tiene una historia ancestral que contar.  Nos instruyen los cuidadores de semillas que nos precedieron, cuya administración cuidó de las semillas, como la familia Bray de la Nacion Seneca, que nos otorgó la responsabilidad de cuidar de Onëo-gen, el maíz blanco sagrado Séneca de ocho hileras que hemos estado cultivando durante más de siete años.  Este año, nuestros campos están llenos de chiles Chimayo, calabaza Lakota, frijoles morados Hopi, frijoles tepary Tohono O'odham, tomates morados Cherokee y muchas más variedades tradicionales de las comunidades nativas de la Isla Tortuga, cada una con miles de años de conocimiento e historia.
 

corn
The Cultural Conservancy team weeding and teaching in cornfields. Photo by Melissa K. Nelson. 

Local Farms
Today, we are grateful to be a partner at the Indian Valley Organic Farm and Garden at the College of Marin in Novato, California, where we have grown a large variety of heirloom Native foods since 2012. We were originally invited to become a farm partner by one of the farm’s founders, Wendy Johnson, a Zen farmer and educator. We uplift this invitation as an important example of the kind of land rematriation work that needs to happen more—a non-Indigenous managed farm prioritizing sharing space and turning over fertile land to Native Food Sovereignty work. On less than half an acre, we grow native foods and medicines, save rare heirloom seeds, and revitalize California native plants, improving local Native communities’ access to the land, food, and seeds that foster deeper connections to cultural traditions.


From origin stories to family histories, each resilient seed we grow at the farm has an ancestral story to tell. We are guided by the seed-keepers before us whose stewardship cared for the seeds, such as the Bray Family from Seneca Nation, who gifted us the responsibility to take care of Onëo-gen, the sacred eight-row Seneca white corn that we have been growing for more than seven years. This year, our fields are full of Chimayo chile peppers, Lakota squash, Hopi purple beans, Tohono O’odham tepary beans, Cherokee purple tomatoes, and many more heirloom varieties from Native communities across Turtle Island, each carrying thousands of years of knowledge and story.


corn

Rowen White holding blue corn. Photo by Mateo Hinojosa.

El programa de vías alimentarias de la Cultural Conservancy
La granja en el condado de Marin es administrada por nuestro Programa de Alimentos Nativos, un programa de 12 años que apoya la Soberanía Alimentaria de la comunidad nativa del Área de la Bahía a través de la revitalización de los alimentos tradicionales Nativos. Desde la agricultura Indígena hasta la custodia cultural de la tierra, apoyamos una relación espiritual y recíproca con las tierras ancestrales. Esto es especialmente necesario en el Área de la Bahía, donde las comunidades urbanas tribales y los Pueblos Indígenas de California desplazados han sido desposeídos económica, política y culturalmente de la tierra ancestral y las tradiciones basadas en el territorio.


Al proporcionar acceso comunitario a nuestra granja y los alimentos que produce, nuestro trabajo repara el círculo roto de las formas de vida tradicionales al ofrecer oportunidades para que las comunidades nativas se reconecten con sus sistemas de conocimiento, prácticas, alimentos y semillas ancestrales. Nuestra programación incluye un sólido programa de distribución de alimentos, una biblioteca de semillas Nativas, pasantías, capacitaciones para jóvenes Nativos, eventos educativos, talleres, demostraciones sobre agricultura Indígena, Conocimiento Ecológico Tradicional, ciencias Nativas y más. Este trabajo, en última instancia, tiene como objetivo sanar el trauma histórico y devolver la salud física, mental y espiritual a la comunidad nativa; todo basado en relaciones amorosas y recíprocas con la tierra y sus muchos dones.
 

Ramificarse
La comida es un esfuerzo comunitario. Para cultivar y deleitarnos con buena comida, necesitamos una comunidad: agricultores, productores de semillas, pescadores, recolectores, poseedores de conocimientos, chefs, cesteros, cazadores y mucho más. Estamos agradecidos de ser parte del movimiento de alimentos de los Nativo Americanos a través de una serie de redes y hemos apoyado la creación de la Asociación Slow Food Isla Tortuga. Después de años de trabajar en redes informales y colaborar con diferentes colectivos y el movimiento Slow Food, Winona LaDuke (Anishinaabe) encabezó el esfuerzo para unirnos en una reunión histórica en Taos, Nuevo México, en 2016 para formalizar nuestra red de alimentos Nativos Americanos. Estamos organizados como una asociación directamente vinculada a Slow Food International en Bra, Italia. La Asociación Slow Food Isla Tortuga representa a diversas comunidades intertribales en los EE. UU. y Canadá, que se preocupan por la salud, el bienestar, el uso de la tierra, la agricultura, la política alimentaria, la protección y revitalización de variedades de alimentos poco comunes, y tradicionales y prácticas culturales asociadas. La Asociación Slow Food Isla Tortuga apoya el espíritu general de Slow Food de promover una comida buena, limpia y justa para todos, con un enfoque en los alimentos originarios de los pueblos nativos de la Isla Tortuga.


La Asociación Slow Food Isla Tortuga también está vinculada directamente a la Red Indígena Tierra Madre, que se define a sí misma como una red de comunidades, socios y organizaciones Indígenas.  Esta nació del seno de Terra Madre para llevar las voces de los Pueblos Indígenas a la vanguardia del debate sobre la alimentación y la cultura; para institucionalizar la participación de los pueblos Indígenas en el movimiento Slow Food y sus proyectos, así como para desarrollar tanto redes regionales y globales. Ha habido tres conferencias globales de la Red Indígena Terra Madre, la última organizada por los Ainu de Japón en Hokkaido en el otoño de 2019. 


A nivel nacional, también nos sentimos honrados de colaborar con la Alianza por la Soberanía Alimentaria de los Nativos Americanos y su Red de Conservadores de Semillas Indígenas, dirigida por el polifacético Rowen White (Mohawk). Juntos, documentamos las semillas poco comunes, hicimos el trabajo de rematriación de semillas, producimos videos cortos sobre cómo proteger y compartir semillas y plantas autóctonas heredadas. De igual manera, hemos colaborado con Braiding the Sacred, una red hemisférica enfocada en los productores de maíz Indígena que trabajan para preservar y perpetuar las variedades tradicionales de maíz sagrado.
 



cranberry beans

Cranberry beans. Photo by Melissa K. Nelson. 

 

La vaina de la semilla nativa
Cultural Conservancy ve un vínculo directo entre la Soberanía Alimentaria y los medios de comunicación Indígena, ya que somos narradores tradicionales y artistas a los que les encanta compartir la belleza, las vistas, los sonidos y las historias de nuestros alimentos Indígenas de manera envolvente. Las grabaciones de audio y video son medios poderosos a través de los cuales contamos nuestras historias, compartimos nuestro trabajo a nivel local y mundial, descolonizamos los medios y animamos nuestros compañeros Indígenas. Para reconocer la extraordinaria sabiduría y el conocimiento ecológico tradicional de estos agricultores y los activistas por la alimentación, comenzamos la serie de podcasts de Semillas Nativas en 2018 para que sirva como "un antídoto contra el monocultivo". En nativeseedpod.org se pueden encontrar dieciséis episodios de conversaciones en profundidad con cazadores, agricultores, cuidadores de semillas, chefs y más.

Compartiendo buena agua: el Fondo mino-niibi
El Fondo Mino-Niibi (“buena agua” en Ojibwe) de Cultural Conservancy para los Pueblos Indígenas, proporciona pequeñas subvenciones a organizaciones lideradas por indígenas en Turtle Island, Abya Yala (América Central y del Sur) y Moananuiakea (Oceanía del Pacífico). Apoyamos a las organizaciones Nativas de base que trabajan para revitalizar sus culturas, tradiciones, tierras y medios de vida; la mayoría de las cuales están preocupadas por la soberanía alimentaria dadas las alteraciones del clima y otras incertidumbres que se presentan. Para abordar estas preocupaciones, hemos apoyado proyectos de agrobiodiversidad de productores de quinua Aymara en el lago Titicaca en Bolivia; productores de maíz Maya en Guatemala; realizando intercambios culturales entre jóvenes del pueblo Maya y Zapoteco para un aprendizaje reciproco sobre la agricultura tradicional; huertos hawaianos, pescadores tradicionales en Big Island; y jóvenes cazadores Inuit en Nunavut.


Los proyectos de la canasta de alimentos nativos de Cultural Conservancy se extienden desde lo local hasta lo global, desde lo salvaje hasta lo cultivado, desde individuos hasta redes, y desde las cocinas hasta las ondas sonoras. Nos esforzamos por promulgar la justicia alimentaria Indígena y cultivar la salud y el bienestar en muchos niveles. Al incorporar los alimentos tradicionales y los hábitos alimentarios culturales en todos nuestros programas y actividades, promovemos las medicinas de la tierra y nuestra responsabilidad sagrada de protegerlas y cuidarlas.


- Melissa K. Nelson, Ph.D. (Turtle Mountain Chippewa) es una ecologista Nativa, escritora, creadora de medios y activista académica Indígena, y es presidenta y directora ejecutivo de Cultural Conservancy. Maya Harjo (Quapaw, Shawnee, Muscogee Creek, Seminole) es agricultora, educadora y directora de Vías Alimentarias Nativas en Cultural Conservancy.


Para obtener más información, visite www.nativeland.org y www.nativeseedpod.org.

Top photo: Maya Harjo holding teosinte, ancestor to corn. Photo by Mateo Hinojosa.

CSQ Disclaimer

Our website houses close to five decades of content and publishing. Any content older than 10 years is archival and Cultural Survival does not necessarily agree with the content and word choice today.

CSQ Issue: