SOMOS LOS SAGRADOS DADORES DE VIDA: RECLAMANDO A LA HERMANA DEL CÍRCULO

Author

La Asociación Red Willow Womyn es una organización de base liderada por mujeres Indígenas en el territorio de las Primeras Naciones de las tribus Cowichan de la Columbia Británica. Fue fundada en 2009 por pequeño grupo de mujeres nativas y no nativas, que comenzaron a reunirse semanalmente para hablar sobre experiencias vividas de situaciones de opresión en su vida diaria. A través de estos "círculos compartidos", la idea nació para que las mujeres de la Asociación Red Willow Womyn se ayudaran mutuamente a vencer sus barreras diarias, por lo que el círculo fue creciendo. Hoy en día, la Sociedad actúa como un soporte para la comunidad Hul'qumi'num. A través de protocolos y enseñanzas culturales guiadas, se apoyan, se defienden unas a otras y trabajan para fortalecer las familias y el papel de las madres como engendradoras de vidas sagradas. El Fondo Guardianes de la Tierra de Cultural Survival está apoyando el Proyecto Rompiendo el Código de Silencio de la Sociedad: Levantando las Voces del Proyecto de Familias Hul’qumi’num, que apoya a las Tribus Cowichan, Chemainus, Penelakut y Halal.

Somos las mujeres Indígenas de la Isla de la Tortuga. Somos las hijas de la tierra conectadas a su alma. Mantenemos las aguas de sabiduría dentro de nuestros vientres, llevamos el futuro no nacido del Gran Misterio de la vida a medida que se aproxima.

Somos los dadores de la vida sagrada. A través de nosotros, todos los sueños nacen.

En nuestra forma Indígena vivimos cerca de la tierra, rodeamos los ciclos del Aro Sagrado de la vida, celebrando la Ley Sagrada. Es una ley de valor terrenal y nacimiento cósmico, que alcanza más allá de la ley artificial y su ebria alegría. El Aro Sagrado rodea la Tierra, al Nido y a nuestro propio pecho de madre. Son los ciclos de la vida los que circulan y se mezclan, bailando hacia adelante sin fin. A medida que la vida se expande y contrae, mientras la placenta interactúa, nos unimos como Uno, todos iguales, mientras bailamos a la luz del abuelo sol.

Tamborileando desde el oeste, bailando al tiempo del sol, probamos nuestros espíritus.

Llamo a todos los niños a regresar a casa, a la vida del Círculo Sagrado, donde todos son bienvenidos, iguales y conocidos. En este tiempo sin nombre de interconexión y protección espiritual no hay una línea muy fina: nacimos para ser divinos.

A nuestros hijos los mantenemos en alto, dando gracias por estos regalos de la Ley Sagrada del Cielo, la que incluye a todas las familias de las Cuatro Direcciones, custodiadas por la protección de los osos de Mamá Osa. Cada punto es un lugar que mantiene conexión con cada raza, y su gracia dorada, siempre incluye un espacio para dar la bienvenida a nuevas caras en el lugar del nacimiento de la familia humana.

Somos las mujeres Indígenas de la Isla Tortuga, nuestra tierra, la que nos han robado. Ahora llaman a este lugar robado, Canadá, un lugar de desgracia deformado por el continuo holocausto de violación constante, tomado, tomado, tomado… no hay ninguna prisa moral paralizada por los viejos desperdicios blancos y amargos, de sabor amargo.

"Nosotras, las mujeres Indígenas, no somos la debilidad de este país, de Canadá", nos dicen nuestras abuelas. Somos la fuerza de esta nación, la fuerza de dos espíritus, lado a lado, rojo y blanco, correlacionados. Este gobierno real construyó su castillo sobre nuestras espaldas y profanó nuestra tierra; después de que compartimos nuestro hogar con las muchas naciones de colonos, demasiado débiles para sobrevivir a las gestaciones de viento en el invierno.

En nuestras maneras ancestrales, vivimos con respeto para honrar a nuestros huéspedes y dar lo mejor de nosotros, pero fuimos secuestrados a medida que robaban a nuestros bebés, asesinaban a nuestras hermanas, asesinaban a nuestros hombres, vivimos presos por el dolor; quedamos demasiado destrozados para defender a nuestras madres o nuestro nombre. Sin embargo, las mujeres Indígenas, aprendemos cómo armonizar y reparar ofreciendo nuestras oraciones a través del humo que enviamos.

Gran Espíritu, por favor, escúchanos: esta cultura de muerte debe terminar.

Descubrimos la tendencia histórica a romper promesas por parte del gobierno, que pretende que, comamos sobras del plato al lado de Jesús, solo para distraernos, nunca para complacernos, el dios al que defienden…no saben en qué se esfuerzan.

Vieron cómo nosotros, los Indígenas Womyn, honrábamos dentro de nuestras leyes el rito materno, tuvieron que destruirnos matando a nuestros hombres y tomar nuestra tierra e imponernos su marca cristiana de Santa Claus.

Sin embargo, todavía estamos orgullosos de lo que somos. Nos expresamos con valentía.

No pueden negar nuestro poder de dar vida, esta hora de la verdad se ha vuelto ácida. No pueden detener las aguas en nuestros úteros, donde florecen nuestros hijos. Nuestros bebés son concebidos en la creación cósmica por las leyes de todas nuestras naciones Indígenas. Somos madres de la tierra para siempre y en todas nuestras relaciones.

Somos el corazón de nuestra nación, por favor vengan a casa pronto. Las amamos.

Mujeres Indígenas en Canadá: somos las Guerreras del espíritu. Nos guiamos por la sabiduría de nuestros antepasados que viven dentro de nuestros huesos. Lazos de sangre que sostienen la fuerza vital del Gran Desconocido, sostenido por las estrellas sobre este trono terrenal. Nunca se nos puede quitar esto, siempre lo hemos sabido, la forma en que nuestras abuelas lucharon por nosotros desde el corazón de nuestros hogares, en los clanes.

Nos conectamos a este flujo ancestral caminando en equilibrio sagrado a medida que avanzamos. Decimos ¡No! al laberinto de la locura del nuevo bienestar, uniendo hermanas en espíritu con hermanas de estos tiempos modernos, siempre en nuestras formas medicinales Womynhood.

Nosotras, las mujeres Indígenas de la Isla de la Tortuga, llevamos la historia del misterio de los mundos futuros. Llevamos a nuestros bebés, nuestras canciones, llevamos nuestras tradiciones, nuestras enseñanzas de medicina de los ancianos. Somos las hermanas de los cuatro vientos que se mezclan en el resplandor, la maravilla femenina de nuestra triple fase de tiempo lunar de la mujer.

Bailamos con la canción del violín mágico, soñando con el fin de este acertijo colonial, viéndolo perseguir su cola, perdiendo la magia de la maternidad y el recuerdo de sangre del útero en medio.

Somos persistentes y resistentes a las historias deshonestas de las mentalidades de los medios, vendiendo entretenimiento de pantalla plana a través de formas falsas de nuestras realidades, hechas de palabras prestadas, borrosas y raciales. Sus cantos discriminatorios intentan trastornarnos, sin embargo, hemos demostrado que somos terrenales y esenciales: somos sagrados en nuestro propio potencial, en nuestras diversas formas y colores, porque estamos más allá de la ilusión de las normas coloniales, las que intentan separarnos y detenernos de nacer.

Somos las Indígenas Womyn de la Isla de la Tortuga. Somos descendientes reales, hijas de esta tierra humilde. Somos parte del diseño infinito de este tiempo radical cósmico. Volviendo al trono de nuestra Gran Madre de piedra, estamos listos para recuperar a nuestras familias y nuestro derecho Indígena a tener nuestro hogar. ¡Levanto mis manos a todas mis hermanas cercanas y lejanas que son nuestras Estrellas Brillantes de las Abuelas Lunas!

Hiy Hiy

Todas mis relaciones

- Patricia Dawn (Métis Cree) es la Madre Fundadora de la Sociedad de Sauces del Sauce Rojo, que apoya a las mujeres Indígenas en el Valle Cowichan de Columbia Británica que están en riesgo de que sus hijos sean detenidos por el Ministerio de Desarrollo Infantil y Familiar (redwillowwomyn.com)

 

ASOCIACIÓN DE MUJERES DEL SAUCE ROJOS

En el oeste de Canadá, tres bebés Indígenas son separados de sus familias por la protección estatal todos los días. La comunidad Cowichan vive en un constante estado de crisis, luchando contra altas tasas de pobreza, falta de vivienda, adicción, suicidio y violencia doméstica, lo que deja a las familias en un estado continuo de niños puestos a disposición del Estado. La asociación Red Willow Womyn vincula las cuestiones relacionadas de la salida de niños directamente a la opresión sistémicas de los contextos de pobreza, el trauma intergeneracional, legislativo y políticos que continúan con un sistema de internados en Canadá, de las cuales la última institución fue cerrada con una fecha reciente: 1996.

Para hacer frente a esta crisis, la Asociación Red Willow Womyn se esfuerza por la defensa de la atención complementaria para apoyar a las madres Indígenas y sus familias que interactúan directamente con el Ministerio Federal de Desarrollo Infantil y Familiar (MCFD). El trauma experimentado por las familias que reciben servicios del MCFD perpetúa el trauma intergeneracional que las familias han vivido por generaciones. La asociación Red Willow Womyn trabaja para prevenir la detención de los niños mediante el desarrollo de la capacidad de los padres y la familia en general para garantizar la seguridad de los niños al abordar las causas fundamentales de la amenaza de los niños antes de la detención. Su trabajo promueve las enseñanzas culturales (llamadas Snuw’uy’ul) e involucra a las mujeres y familias Indígenas a reconectarse con sus mayores. Brindan un espacio para el diálogo abierto de la comunidad y para que las familias y madres acompañantes participen en capacitaciones, tutorías personalizadas y asesoría jurídica para que las mujeres y las familias estén informadas y preparadas para desenvolverse en el Ministerio y los tribunales. El trabajo central de Red Willow es el proceso de acompañar a las mujeres, asegurando su derecho a tener un defensor presente, esencial para un proceso que ocurre en un lenguaje y contexto de poder altamente desigual que no es previamente reconocido. La defensa de las familias ha mejorado el acceso y sirve como una herramienta para la rendición de cuentas del Ministerio.

A través de una subvención del Fondo de los Guardianes de la Tierra, Red Willow está implementando un proyecto, Rompiendo el Código de Silencio, para que la comunidad Hul'qumi'num alce sus voces y sea escuchada por el Ministerio y el gobierno para abordar la problemática de sacar a los niños de sus comunidades. A través de un proceso de celebración de reuniones y foros públicos, se crea mayor comprensión, compromiso y defensa entre pares para iniciar un cambio sistémico. En 2018, la Sociedad Red Willow Womyn se unió con la Asociación Canadiense de Salud Mental (CMHA). Al abogar por una madre Indígena para mantenerla con su bebé cuando éste nazca, Red Willow pudo alentar a MCFD a considerar "medidas creativas"; en este caso, un complejo de viviendas de seis unidades fue destinado a ser un sitio de seguridad específico para familias vulnerables, particularmente mujeres y niños. CHMA se unió en diálogo con MCFD, pidiendo ser incluido cuando se reconozcan las señales de alarma en el cuidado familiar. En este esfuerzo de colaboración, CHMA se incluye en la convocatoria para la preservación de la familia. Este es un paso inicial para trabajar junto con MCFD desde el nivel comunitario, donde "el pueblo" puede responder a nuestros familiares con dignidad y respeto. La primera respuesta es un acto igualmente compartido de verdadero cuidado.

Foto: Patricia Dawn con Andrea Louie (Cowichan Nation). Foto by Kurt Knock.

CSQ Issue: