Hemos ganado más en Latinoamérica

A continuación, extractos de entrevistas de Radio de Derechos Indígenas realizadas con líderes indígenas sobre sus reflexiones sobre los logros y desafíos de la Declaración.

Myrna Cunningham (Miskita), Presidenta del Fondo Latinoamericano y Caribeño de Desarrollo de los Pueblos Indígenas

Después de 10 años, debemos reconocer que, en los casos en donde hemos conseguido el reconocimiento del derecho a la autodeterminación como Pueblos Indígenas, ha sido mucho más fácil avanzar en el reconocimiento de otros derechos. Creo que hemos avanzado, pero al mismo tiempo debemos admitir que en el momento de la aprobación  de la Declaración nos encontrábamos  en un contexto muy conflictivo a nivel internacional; un contexto donde se tomaron medidas neoliberales en muchos países, donde existe un modelo de desarrollo económico que choca contra los derechos indígenas. En América Latina, la mayoría de los países han reconocido a los Pueblos Indígenas, y existen legislaciones favorables que reconocen los derechos de los mismos. En Nicaragua, hemos logrado la autodeterminación mediante el establecimiento de dos regiones autónomas en casi el 50 por ciento del territorio nicaragüense, donde ejercemos el autogobierno a través de una región multiétnica. También hemos ganado derechos sobre la tierra; más del 30 por ciento del territorio nicaragüense ha sido reconocido como territorio indígena. En el caso de Bolivia, la Constitución reconoce los derechos de los Pueblos Indígenas como naciones. La coalición, o la composición, de las diferentes naciones es el patrón del Estado boliviano. También se ha establecido autonomía para diferentes comunidades; han establecido su primera comunidad autónoma a través de elecciones que son supervisadas por el cuerpo electoral nacional.

En el caso de Colombia, las comunidades indígenas también han ganado en  derechos para auto-gestionar temas de salud y educación en sus territorios. Podemos encontrar en América Latina algunos casos en los que los Pueblos Indígenas han logrado el reconocimiento del autogobierno. En algunos casos existe un avance de los sistemas jurídicos donde se reconocen las administraciones indígenas. Hemos alcanzado más logros en América Latina en comparación con otras regiones, pero las cosas no están del todo garantizadas porque se pueden encontrar en América Latina diferentes tensiones o conflictos entre Pueblos Indígenas y empresas que han recibido concesión de los gobiernos para hacer extracciones mineras en territorios Indígenas.

Si lo vemos a escala internacional, en la última década ha sido muy importante ver las victorias políticas de Canadá y Australia a la hora de adoptar la Declaración. Inicialmente, estos dos países no apoyaron la Declaración. Así que el hecho de que la hayan reconocido y adoptado ha sido un paso importante. En el caso de Canadá, hemos visto un cambio en la posición del gobierno en el último año. Están comenzando a discutir con las organizaciones Indígenas para abordar los problemas que les afectan. En el caso de Australia, ha habido un tratado político para apoyar los derechos de los Pueblos Indígenas. Recientemente, la Relatora Especial de la ONU visitó Australia y pudo identificar muchos problemas; por ejemplo, la alta tasa de encarcelamiento de miembros de los miembros de estos Pueblos.

En el caso de África, hemos visto muy poco movimiento en relación con los Pueblos Indígenas. Sin embargo, me gustaría destacar que en Congo hay una ley forestal que reconoce a las comunidades indígenas; la constitución de Kenia también reconoce a las comunidades marginadas, incluidos los pastores y los nómadas; y también la adopción del Convenio 169 de la OIT por parte de la República Centroafricana en 2010. La Convención Africana sobre Derechos Humanos se ha mostrado muy abierta a discutir el hecho de que en África hay Pueblos Indígenas y también los apoyan. En el caso de Asia, también observamos que en algunos países hay negociaciones sobre el reconocimiento de los derechos de los Indígenas. En Nepal, en Filipinas, ha habido algún movimiento. Hay más posibilidades de abrir caminos para las discusiones entre los gobiernos y los Pueblos Indígenas en diferentes países.

CSQ Issue: