EL CUENTO DE LA JOVEN ACTIVISTA SUDÁFRICANA: SHANICE APPEL

Durante miles de años, los pastores Indígenas (Khoe) han ocupado el sur de África. Algunos de los clanes Khoe de Sudáfrica incluyen a los Goringhaiqua, Corachouqua, Chainouqua, Cochoqua, Chariguriqua, Hessequa, Damaqua y Attaqua. En 1904, el gobierno reclasificó la mayoría de las personas que tenían orígenes como esclavos, junto con muchos Pueblos Indígenas, bajo el término genérico “de color”. Desde los albores de la democracia en Sudáfrica en 1994, muchas personas están rastreando sus raíces en un esfuerzo por reconectarse con su herencia Indígena. Habiendo abrazado la religión y la educación occidental durante más de un siglo, en la actualidad existe un nuevo sentido de resurgimiento cultural en muchas partes de Sudáfrica. En la conciencia y corazones de activistas como Shanice Appels (Khoe), miembro del Consejo Asesor de Jóvenes Indígenas de Cultural Survival para la Comunidad de Jóvenes de los Medios Comunitarios Indígenas, surgió esa llamada al cambio. Ahora tiene 20 años, y ha sido activista desde temprana edad. “Crecí en Cape Flats. A la edad de cinco años, mi difunta madre siempre me llevó con ella a reuniones políticas y comunitarias, y me inculcó que debemos tener opinión y pronunciarnos", nos comenta. "Siendo de Mitchells Plain, era muy difícil hablar por ser una "de color”. Es como si tu voz siempre fuera ignorada. La violencia es la regla aquí y la pobreza es algo de lo que todos somos víctimas. Mi viaje comenzó básicamente al ver las necesidades existentes, y pensando en lo que podía cambiar en mi comunidad. Es un gran trabajo, estoy comenzando a abordar temas como violaciones, abuso infantil y gangsterismo.

En 2014, a la edad de 16 años, Appels fundó el Proyecto Princesa, que opera en comunidades empobrecidas en Ciudad del Cabo y se esfuerza por crear conciencia sobre la violencia sexual, eliminar los estigmas sobre el abuso y empoderar a las jóvenes para que se conviertan en activistas y líderes. “Pudimos reunir a 20 niños de orfanatos, salir y organizarles una fiesta para su cumpleaños. El proyecto creció a partir de ese día, pero todo comenzó como una fiesta de cumpleaños que ahora se hace todos los años", nos dice Appels. “He realizado talleres y trabajado en lugares como Valhalla Park, Manenberg, Heideveld, Macassar, e incluso en asentamientos clandestinos. Siempre miraba cómo tantos partidos políticos entraban y hacían promesas, pero luego no pasaba nada; eso me frustraba, y al ver los problemas de las personas que me rodeaban, solo pensaba en terminar con esta situación. Eso es lo que pretende hacer el Proyecto Princesa, empoderar a las jóvenes de Cape Flats. Es muy difícil ser sobreviviente de una violación. Cuando se es una víctima de violación, la sensación de vergüenza es lo más grande ante todas las cosas. Lo mismo pasa si sales y dices que tu tío o incluso tu padre te tocaron… tu madre te dirá de inmediato que eres una outgat, lo que significa que eres una niña que quiere crecer antes de tiempo. Estamos programadas para no hablar y mantener todo dentro. Eso era algo que necesitaba y quería cambiar” nos cuenta ella.

El objetivo de poner las denuncias es infundir orgullo en las chicas. “Tratamos de promover el amor propio, y también hablamos sobre los efectos de las pandillas en nuestras niñas, porque cuando hablamos de pandillas, especialmente en Cape Flats, solo se piensa en los niños pequeños. Nos olvidamos de las chicas que son víctimas del estilo de vida ostentoso y se relacionan con gángsters de 40 años. Y a partir de ahí, estas chicas pueden quedar embarazadas; algunas de ellas incluso son asesinadas. Todo esto es algo de lo que tenemos que hablar porque no se tratan estos asuntos". En los últimos años, Appels ha ayudado en casos judiciales de niñas y mujeres que han sido violadas y asesinadas para garantizar que se haga justicia. El Proyecto Princesa también acompaña y apoya a las familias de las víctimas: “Saldremos y nos haremos fuertes como comunidad. Iremos a cada comparecencia en la corte, y pelearemos hasta que se haga justicia. El Proyecto Princesa tiene como objetivo dar repercusión y desempolvar muchos de los problemas que ocurren dentro de las llamadas comunidades "de color" o "marrón"; que son descendientes de Indígenas y esclavos en Sudáfrica, especialmente en Ciudad del Cabo.

En virtud de la Ley de delimitación de zonas de Apartheid, de la década de 1950, los cuales asignaron a grupos raciales diferentes sectores residenciales y comerciales en zonas urbanas, las tierras Indígenas fueron tomadas por el gobierno y se distribuyeron entre los blancos. Appels ha estado luchando por la justicia en la recuperación de esta tierra y el territorio ancestral de los Khoe, trabajando con Surplus People Project en las zonas rurales en casos de ocupación de tierras y apoyando a los trabajadores agrícolas en la recuperación de sus tierras. Appels explica: “Salimos a las comunidades rurales. La misión del proyecto Surplus People, establecida en la década de 1980 como un proyecto de investigación nacional sobre los traslados forzosos bajo el Apartheid, fue "transformar el capitalismo neoliberal, el poder, el patriarcado y la reforma agraria para la soberanía alimentaria". El año pasado estuvimos en HondeKlip Baai, Northern Cape, y también fuimos a veces a zonas urbanas como Malmesbury. Hablamos especialmente de las luchas de los trabajadores agrícolas, las mujeres trabajadoras agrícolas. Mi madre era campesina, su madre era campesina; yo vengo de ahí. Luchamos por la justicia social para esas mujeres. Y también estamos en la lucha por las mujeres trabajadores agrícolas que están siendo violadas, que sufren abusos, y son desalojadas sin un procedimiento adecuado y que cobran menos de lo que merecen. Luchamos por sus tierras, para que puedan convertirse en agricultoras y no se queden atrapadas siendo trabajadoras agrícolas asalariadas".

shanice

 

Foto: Shanice apela frente al Parlamento Nacional en Ciudad del Cabo en una marcha contra la violencia de pandillas el 3 de octubre de 2018.

Appels también participa en la ocupación de tierras para asegurar la tierra para fines agrícolas y viviendas. “Entramos en nuestras propias áreas, como Mitchells Plain, ocupamos, luchamos y algunos de nosotros incluso dormimos afuera durante aproximadamente 48 horas para defender esa tierra. Es realmente difícil luchar por la tierra, especialmente siendo una persona de color, porque no tenemos ningún reconocimiento. Hasta ahora hemos tenido éxito como agricultores negros y morenos, pero no hemos tenido tanto éxito para obtener tierras con fines de vivienda”, nos comenta ella. Apples también trabaja con otra organización, Proyecto 9 Millas en Strandfontein, enseñando a niños de comunidades y asentamientos informales costeros a leer, escribir y a usar computadoras. "El enfoque es con las mujeres, pero salimos con niños pequeños y les enseñamos cómo comportarse de manera adecuada para que no crezcan y se conviertan en hombres que atacan a las mujeres", nos explica.

El lenguaje es importante para Appels. Durante los años de la colonia, la mayoría de las personas de color se vieron obligadas a hablar Afrikáans, un idioma Pidgeon que consiste principalmente en holandés mezclado con muchas palabras Indígenas, así como vocabulario de los esclavos de lugares como Malasia, Madagascar y Java. Muy pocas personas de color pueden hablar un idioma Khoe hoy en día, pero esto está cambiando lentamente debido al trabajo de defensa y lucha de personas como Appels. Ella aboga por el uso de los idiomas Indígenas en las escuelas públicas para empoderar a los niños y jóvenes y, para honrar el conocimiento de la familia Khoe de modo que sus idiomas perduren durante las generaciones futuras. “Cuando se trata de idiomas, dentro de mi propio proyecto, enseño Khoe a los niños Khoe. Yo mismo tengo que reconocer que no hablo Khoe con fluidez. Hay gente que me enseñan y hago investigaciones sobre la historia Indígena para tratar de seguir aprendiendo. Cuando era niño solo sabía sobre Saartjie "Sarah" Baartman. Ella era una mujer Khoikhoi que, debido a sus grandes glúteos, fue explotada como una atracción de espectáculo en la Europa del siglo XIX. La versión adulta de mí tenía que aprender sobre mis otros antepasados y nuestra rica herencia Indígena".

Como una persona Indígena en Sudáfrica, Appels dice: “Crees que las personas pueden verte, pero en realidad no pueden. Tienes que empujar, hacer un sonido, hacer que un vaso se caiga de la nada para que puedan reconocer que efectivamente existe "esta persona". Eso es lo que es ser una persona Indígena. Dicen que estamos viviendo en un país democrático, pero realmente no creo que sea como lo pintan. Si realmente fuera igual, no sería una persona de 20 años que solo habla inglés y Afrikáans. Durante 20 años, fui robada y violada por un gobierno al que realmente no le importa. Entonces, he dedicado mi tiempo a luchar por los Pueblos Indígenas de mi país. Me uní a la lucha para recuperar nuestra tierra robada y trabajar para la implementación de las lenguas Indígenas en las escuelas para empoderar a los niños y hacer que nuestras lenguas aborígenes no solo sean reconocidas, sino que vivan para siempre”.

 Foto: Shanice apela en un asentamiento informal llamado "Superar" después de que un incendio forestal dejó a más de 100 personas y niños sin hogar.

CSQ Issue: