Campaña por el Planeta

Clayton Thomas-Müller es una de las caras más conocidas de la resistencia indígena en contra de las industrias extractivas y el cambio climático tanto en Canadá como en todo el mundo. Muchos lo conocen por sus blogs en medios sociales, su participación en acciones directas, su compromiso en charlas frecuentes en Canadá y Estados Unidos, o su participación y liderazgo en delegaciones indígenas para presionar a los organismos de las Naciones Unidas por los derechos indígenas y la justicia ambiental y económica. Thomas-Müller, miembro de la Nación Mathias Colomb Cree (Pukatawagan) en el norte de Manitoba. Es actualmente un activista de #350.org y ha participado en numerosas iniciativas para construir un movimiento global inclusivo por la justicia energética y climática. Él colabora con el Concejo de los Bionners, el Proyecto Global de Justicia Ecológica y la Coalición Navajo del Agua Nación-basada Black Mesa. Cultural Survival recientemente habló con Thomas-Müller sobre su trabajo.

 

Cultural Survival: Cuéntanos sobre los principales proyectos de oleoductos y gasoductos a los que Primeras Naciones se oponen en Canadá.
Clayton Thomas-Müller:
La economía centrada en el extractivismo de Canadá continúa siendo uno de los principales problemas que enfrentan los pueblos indígenas del país al reivindicar nuestra jurisdicción territorial y autodeterminación y al actuar como naciones soberanas económica, social, política y espiritualmente. Los problemas más frecuentes son los de Tar Sands en Canadá,  Alberta y su expansión en el territorio de los Cree, Dené y Métis en las regiones de Athabasca, Peace River y Cold Lake. Igualmente existen problemas  con una media docena o más,  de mega-oleoductos propuestos que salen de Tar Sands  y tratan de llegar a los mares  internacionales,  para que Canadá pueda venderlas al mejor postor, en los mercados internacionales.

En este momento, los más controvertidos son el gasoducto Kinder Morgan Trans Mountain y los tres proyectos propuestos por la Corporación TransCanada. Kinder Morgan Trans Mountain unirá la entrada de Vancouver, Columbia Británica, territorio Salish de la costa hacia Tar Sands. La Nación de Tsleil-Waututh está resistiendo pues se localiza a media milla de la entrada de la terminal de exportación. Ellos están muy preocupados por el aumento masivo de mega contenedores petroleros que el actual gasoducto Trans Mountain traerá (de 300.000 a 800.000 barriles diarios). Han trabajado muy duro durante los últimos 30 años para recuperar su frágil ecosistema oceánico del cual dependen como fuente de alimento y no quieren que la amenaza de los derrames de petróleo arruine esa relación sagrada que tienen con el océano. Muchas otras Naciones Indígenas en la costa Salish apoyan a Tsleil-Waututh y a sus esfuerzos por resistir a Kinder Morgan.

La Corporación TransCanada tiene tres polémicas propuestas de gasoductos. Uno de ellos es el oleoducto de Grand Rapids, que es el oleoducto madre propuesto tanto para el Keystone XL como para el Trans Mountain en Alberta. La Primera Nación de Chipewyan de Athabasca tiene una demanda contra ese oleoducto, el cual producirá  900,000 barriles por día. El otro proyecto es el oleoducto Atlantic Link. Se quiere cambiar un gasoducto de más de 50 años de antigüedad y con más de 2.000 kilómetros, e incorporarle un adicional de 1.500 kilómetros de tubería nueva para  convertirlo en uno de los oleoductos más largos de Canadá, el cual será conocido como el Este de la Energía. Pero ese proyecto ha estado plagado de problemas y ha sido obligado a regresar a la mesa de dibujo debido a todo tipo de conflictos y resistencia.

Además, el presidente Trump ha traído de vuelta el oleoducto Keystone XL después de que fue derrotado bajo el gobierno de Obama en nombre del cambio climático,  a través de la organización popular y la desobediencia civil a una escala que los Estados Unidos nunca habían visto. Además de eso, se tiene la recientemente aprobada línea 3 de oleoductos de Enbridge, otro oleoducto de Tar Sands que atraviesa el lugar donde vivo aquí en la provincia de Manitoba y hacia Minnesota: existe resistencia en ambos lados de la frontera. En Minnesota, la resistencia está siendo dirigida por Honor the Earth, la organización de Winona LaDuke y Minnesota 350. En Manitoba hay un litigio por la Asamblea de Jefes de Manitoba sobre la falta de consulta y consentimiento de ese proyecto. Junto con la resistencia emergente de base, nativos y no nativos, luchan a lo largo del camino propuesto.

Enbridge recibió un golpe masivo recientemente cuando su estación Northern Gateway en el norte de Columbia Británica, conocido como Tar Sands hacia el oleoducto Asia Link fue cerrado por la administración Trudeau por el hecho de atravesar el corazón de la selva tropical de Great Bear. También tiene otros ductos menos conocidos que aún no han ganado terreno junto con un número de gasoductos, incluyendo el del Valle de Mackenzie, que están siendo revividos. Existe una gran cantidad de gas natural, fracciones hidráulicas y proyectos de tuberías. El campo de resistencia de Unis'tot'en en Smithers, BC,  continúa existiendo. Ese campamento está resistiendo el proyecto de gas natural Pacific Trails y algunos otros proyectos de GNL destinados a conducir materias primas que traen fracturación hidráulica desde el noreste de la Columbia Británica a la polémica terminal de exportación de GNL de Lelu Island. En la era en donde las temperaturas usuales son de 1,5 grados, sabemos que ninguna de estas tuberías puede ser construida. Hemos ganado los argumentos científicos, económicos y de justicia contra la nueva infraestructura de combustibles fósiles y,  es por eso que estos proyectos tienen una vehemente oposición.

CS: ¿Qué nos puede decir sobre el movimiento de resistencia dirigido por los indígenas contra el cambio climático y los combustibles fósiles?

CTM: La campaña internacional de Tar Sands comenzó con tres mujeres representando a tres generaciones de una familia Dené de la región de Athabasca en Alberta. Ellos tocaron la campana de alarma, trabajaron con la Red Indígena Ambiental y organizaron una misión de búsqueda de hechos de activistas indígenas enTar Sands, organizada por la comunidad de Fort Chipewyan, que está aguas abajo Tar Sands. Posteriormente, las organizaciones ecologistas más importantes y los líderes de la fundación fueron recibidos por las Primeras Naciones afectadas, y el resto es historia. Su inversión masiva consistía no sólo en detener las actividades de Tar Sands en Alberta, sino estar al tanto de la inversión extranjera directa, dirigiéndolas a sus propios patios en reuniones de accionistas en Europa y en Estados Unidos.

También hubo una campaña de gasoductos muy efectiva en ambos lados de la frontera que ha dado lugar a la terminación de dos propuestas de oleoductos masivos: el Keystone XL y el Northern Gateway. Todo esto provino de la muy sofisticada y multidireccional estrategia diseñada e implementada por los pueblos indígenas dentro de un marco basado en derechos indígenas, y una estrategia de desobediencia civil y otras estrategias y tácticas de movimientos sociales. A través de los tribunales, las empresas que operan en Canadá siguen beneficiándose de una subvención comercial injusta al no reconocer el riesgo real de intervención y aseveración jurisdiccional territorial de los Pueblos Indígenas.

Tanto los inversionistas como los gerentes financieros de algunos de los mayores fondos de pensiones del mundo han comenzado a tomar nota del riesgo financiero de invertir en proyectos extractivos en Canadá debido al hecho de que las Primeras Naciones han ganado dos de cada tres demandas contra malos proyectos. Muchas lecciones han sido aprendidas por los activistas de Canadá, Estados Unidos y el mundo debido a la visibilidad de la campaña de Tar Sands. La visita del relator especial de las Naciones Unidas, James Anaya, en Canadá en 2013 y numerosas intervenciones en la ONU, han dado como resultado una degradación masiva de la imagen internacional de Canadá y,  el destronamiento del ex primer ministro Harper.

CS: ¿Cómo se ve la energía renovable en Canadá?

CTM: Está muy lejos de estar donde debe estar. Realmente no importa si uno es un nativo o una corporación o una comunidad no-nativa; el costo humano real de continuar con el desarrollo de combustibles fósiles es para todos. Y no son sólo las comunidades de las Primeras Naciones las que tienen un serio problema cuando se trata del surgimiento de energía geotérmica, solar, eólica o de pequeña escala emergente en sus comunidades. Ha habido un gran aumento de proyectos mega-hidro surgiendo como energía verde. Sabemos que no es de ninguna manera una fuente de energía amigable con el clima. Las represas son la mayor fuente de emisiones renegadas de metano en Canadá, un gas de efecto invernadero 20 veces más potente que el CO2. Lo mismo puede decirse de la energía nuclear. Canadá es uno de los principales exportadores de uranio del mundo y la forma de eliminar los desechos nucleares tiene una influencia considerable en el gobierno federal. Sigue siendo un problema, en particular la disposición de residuos nucleares a largo plazo que el gobierno federal está tratando de imponer a las Primeras Naciones, ya sea en los Grandes Lagos o en el norte de Saskatchewan. La cuestión nuclear y la cuestión de la energía hidroeléctrica afectan desproporcionadamente a los pueblos indígenas, al igual que el cambio climático. Y siguen siendo levantadas como falsas soluciones al cambio climático. La ciencia nos dice que tenemos 10 años para salir  de los combustibles fósiles debido al abaratamiento de las  fuentes de energía renovables.  En cambio, el cambio  climático, no tiene fin a la vista, lo que obliga a un compromiso con el mismo.

Pero, también hay una gran esperanza. La Nation Haida ha invertido en energía renovable. Se habla de desarrollo de energía eólica marina y se habla de desarrollo de energía en las regiones Mi'kmaq de Canadá Atlántico, aunque es necesario que haya más desarrollos de energía a escala de la red de propiedad de las Primeras Naciones. Hay alguna charla en la Primera Nación de Louis Bull en Alberta sobre la energía eólica y el desarrollo solar. Cree Lubicon en el corazón de la región de Tar Sands implementó un proyecto a escala comunitaria de 20 kilovatios de instalación solar que potencia su centro de salud. Y en comunidades como Tsleil-Waututh, BC, que están luchando contra Kinder Morgan, han instalado energía solar para alimentar su guardería y su edificio de administración del gobierno tribal. Necesitamos ver más infraestructura de energía renovable colocada en el camino de tuberías y carriles marítimos. Los movimientos sociales no se detendrán hasta que nuestros líderes demuestren la voluntad política de separar el petróleo y el Estado.

 

 

CSQ Issue: