Pasar al contenido principal

Revista de Cultural Survival Quarterly

Artículos

  Recuerdo vívidamente cuando tenía 13 años. Era un joven diminuto, afeminado y con gafas, nacido y criado en una comunidad pobre que ahora llamo campo de refugiados, un lugar llamado Lavender Hill, escondido detrás de Huri ǂOaxa o Table Mountain, un lugar donde se suponía que no debía vivir nadie. Nuestros antepasados no vivían en estas tierras de arena seca.

 

In Acatlán, Mexico, when someone dies, a blessed palm is reserved for Holy Week that will be used both for the shoes that the dead person will wear in the coffin, and to make a cross that will be placed in their hands. Before their death, people choose the clothes they want to wear to the grave. Inside the coffin is a small amphora that is filled with water, a handful of corn or bread, and a good amount of clothing that they wore in life. Food is prepared for the vigil, which can be atole or coffee and bread.

 

I am a Na Ñuu Savi (Person of the Place of Rain, Mixtec) born in Santa Maria, California, United States, to Nivi Ñuu Savi (People of the Place of 

 

Shania Sontariakon/Sandoval-Cross, 26, is Kanien’kehá:ka (Mohawk) from Kahnawà:ke, Canada and Afro-Maya from Axaja, Guatemala. They were born and raised in unceded xʷməθkʷəy̓əm, Sḵwx̱wú7mesh, and Sel̓íl̓witulh territory by strong Mohawk matriarchs and political refugees with predominantly Latin American and diasporic Asian communities. They have been working with Indigenous youth for more than 10 years, dedicating their work to creating and maintaining safe spaces for Indigenous Two-Spirit and Queer youth.

 

  El debate sobre la equidad de género no se inició sólo en occidente. Dentro de los pueblos originarios andinos, los pueblos Kichwas tienen conceptos propios que exploran la energía femenina, masculina y los roles de género, principios que son enfrentados por la extensa internalización del colonialismo y cristiandad por muchas comunidades Indígenas.

 

  POR MI GÉNERO, espero que el mundo exterior sea blando conmigo todos los días. Por mi género, veo el mundo con pesimismo y desesperación. Por mi género, no puedo existir fuera de ciertos límites. Por mi género, puede que nunca vuelva a casa. Por mi género, la violencia contra mí está normalizada. Por mi género, mi verdad no es la verdad. Por mi género, pasaré por barreras insuperables barreras sólo por intentar existir. Por mi género, se me sexualiza desde una edad temprana.